CDHDF pide a autoridades capitalinas castigar a responsables de red de trata de internas

miércoles, 8 de septiembre de 2010

MÉXICO, D. F., 8 de septiembre (apro).- La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) emitió hoy una recomendación a la Secretaría General de Gobierno capitalino, la Procuraduría General de Justicia (PGJDF) y el Tribunal Superior de Justicia (TSJDF), en la que pide que se deslinden responsabilidades por el caso de la red de trata de internas dentro del sistema penitenciario de la capital.
En la recomendación 4/2010, el presidente del organismo, Luis González Placencia, establece que en ese grupo delincuencial están presuntamente involucrados internos y servidores públicos de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, así como del TSJDF.
Como parte de la investigación, la CDHDF obtuvo 16 testimonios de internos, quienes mencionaron que pagaban de 200 a 500 pesos por tener encuentros con las presas. El pago era recibido por custodios e internas.
Además, la recomendación incluye evidencias testimoniales que señalan que hay internas que reciben dinero a cambio de ofrecer o aceptar encuentros sexuales clandestinos, y que hay reos que poseen recursos y solicitan ese tipo de encuentros, cuya posibilidad de que se realicen depende de los custodios.
En la recomendación 4/2010 se estipulan 13 puntos: siete para la Secretaría General de Gobierno del Distrito Federal, tres para la Procuraduría General de Justicia (PGJDF) y tres más para el TSJDF.
La CDHDF pudo verificar que la red, integrada por personal de seguridad y custodia de los juzgados penales e internos de los reclusorios preventivos Varonil Norte, Sur y Oriente, facilita que internas a internos paguen para sostener encuentros sexuales clandestinos.
Además, se constató la inacción o acción retardada de autoridades de las tres instituciones recomendadas para denunciar, investigar o sancionar a los servidores públicos involucrados en los hechos.
La CDHDF concluyó que dicha red opera montada en el mecanismo legal de solicitar internas para que desahoguen diligencias en los juzgados penales, lo cual constituye una estructura de poder que aprovecha la situación de vulnerabilidad económica y sexual en la que la privación de la libertad coloca a las internas para explotarlas.
Y verificó "como hechos probados e incontrovertibles" la existencia de pedimentos falsos en los que se requería a internas del Cefereso para presentarse a los juzgados de los reclusorios Sur, Oriente y Norte, por un lado, y la existencia de relaciones sexuales clandestinas entre internas e internos, por el otro.
Asimismo se mencionó que hubo embarazos e interrupciones legales de embarazo en internas que no tenían autorizada la visita íntima, y se obtuvo información de que nueve mujeres se embarazaron cuando ya estaban en reclusión en el Cefereso sin tener autorizada visita íntima ni familiar inter-reclusorios.

cvb

Comentarios