Suspensión de la Supervía generaría "juicios y perjuicios": Ebrard

viernes, 21 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 21 de enero (apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, afirmó que la edificación de la Supervía Poniente no puede suspenderse, en virtud de que hay una concesión ya otorgada. Legalmente, añadió, ya es una obra en construcción, ya hay expropiaciones, indemnizaciones y actos jurídicos.

Según el mandatario capitalino, hizo un análisis de la recomendación emitida ayer por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), y determinó no parar la obra, pues ya hay acciones legales y jurídicas que generarían "daños muy grandes", además de "juicios y perjuicios" para el gobierno y los capitalinos.

En entrevista, luego de de inaugurar la remodelación de la fuente de La Cibeles, en la colonia Roma, Ebrard manifestó que aunque fuera la voluntad del gobierno de la ciudad, la obra no se puede parar.

"No se puede suspender la obra desde el punto de vista legal, es una obra ya en curso, los actos relativos a esta obra se iniciaron ya hace mucho tiempo", insistió.

Ebrard agregó que están revisando el resto de contenidos de la recomendación de la CDHDF "para darle una respuesta en los próximos días lo más sensata y que pueda satisfacer lo que es el espíritu de esta recomendación".

En los próximos días, dijo, dialogarán con el organismo de derechos humanos “para tratar de atender otras recomendaciones que se nos hacen, pero este punto fundamental (cancelar las obras de la Supervía Poniente), el gobierno de la ciudad no podría aceptarlo".

Sobre la consulta pública que la CDHDF recomendó realizar, Ebrard simplemente respondió: "Vamos a platicar con la Comisión".

Comentarios