Ebrard espera propuesta de diálogo para Supervía

miércoles, 5 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 5 de enero (apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, rechazó que la administración capitalina se niegue al diálogo con los vecinos que se oponen a la construcción de la supervía poniente, y afirmó está a la espera de que la Comisión de Acompañamiento envíe su propuesta para iniciar el debate.

         Por separado, la diputación permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó un punto de acuerdo para exhortar al gobierno capitalino a establecer una mesa de diálogo y encontrar solución al conflicto generado por la expropiación de predios en la colonia La Malinche, de la delegación Magdalena Contreras.

         En el punto de acuerdo, presentado por el diputado panista Federico Manzo, se solicitó que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) tome las medidas necesarias y urgentes que garanticen los derechos de las personas afectadas en los predios de La Malinche, y que en la mesa de trabajo participen funcionarios con "probada capacidad de diálogo y negociación".

         En la tribuna de la ALDF, el diputado Sergio Eguren aseveró que el jefe de gobierno ha abusado del uso de la fuerza pública para reprimir las protestas vecinales, situación que, además, ha generado la violación a otras garantías individuales de los ciudadanos.

         No obstante, Marcelo Ebrard justificó la presencia de aproximadamente 500 granaderos en la zona de La Malinche para "resguardar" los predios expropiados para la Supervía.

         Añadió que de los 51 propietarios de los inmuebles expropiados, “con todos y cada uno se negoció y se les dio su indemnización, y tan estuvieron conformes que no están participando en esto".

          El plantón de vecinos inconformes, añadió, “no lo hemos tocado, a nadie le hemos impedido que se manifieste, que diga lo que piensa, ni lo vamos a hacer”.

         El jefe de Gobierno del Distrito Federal explicó que desde el 14 de diciembre pasado el secretario de Gobierno, José Ángel Ávila, sostuvo una reunión con una comisión propuesta por el frente que se opone a la obra. Desde entonces se les planteó ir al diálogo, “nosotros nunca nos hemos negado, eso no es cierto. Claro, diálogo se entiende por un diálogo racional, informado, respetuoso con los demás", agregó.

         Asimismo, rechazó que su gobierno incumpla las recomendaciones y medidas hechas por la CDHDF respecto del Frente Amplio contra la Supervía, como han acusado los vecinos.

"Somos la entidad pública que ha acatado en mayor proporción y con mayor efectividad las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos, en cualquier caso. No creo que se pueda decir que el gobierno de la ciudad tenga una línea en contra de derechos humanos, eso es excesivo, es infundado, es inmerecido para la ciudad", puntualizó.

Sin embargo, en la exposición del punto de acuerdo en la ALDF, se criticaron "los ataques a las garantías constitucionales de los vecinos” que se oponen a la supervía.

De acuerdo con el texto, los inconformes “no pueden salir o entrar con libertad de sus viviendas o domicilios, ya que para ello requieren de un salvoconducto firmado por el coordinador general de Proyectos Estratégicos y Enlace Gubernamental del GDF, Jesús Lucatero Rivera".

 

Marchan inconformes

En tanto, alrededor de las 16:00 horas de este miércoles, distintos grupos ciudadanos, encabezados por el llamado Frente Amplio Contra la Supervía Poniente y la Defensa del Medio Ambiente, iniciaron una marcha por Paseo de la reforma, que partió del Ángel de la Independencia con rumbo al Hemiciclo a Juárez.

         Con la demanda principal de detener el proyecto de la construcción de la vialidad de cuota que unirá a Santa Fe con San Jerónimo, los manifestantes desplegaron mantas y pancartas en las que se lee: "Fuera granaderos de Contreras", "Marcelo, ¡por qué destruyes nuestra ciudad!", "No a la Supervía", y una imagen de la Virgen de Guadalupe con la leyenda: "defensora de los derechos humanos y ambientales".

         Ayer, integrantes del Frente Amplio contra la Supervía Poniente se deslindaron de hechos violentos que pudieran registrase en la colonia Malinche por la construcción de la vía.

En conferencia de prensa, el representante del Frente Amplio, Rafael Martínez, afirmó que existe un riesgo real de enfrentamientos en la delegación Magdalena Contreras, por lo que demandó al Gobierno del Distrito Federal (GDF) el retiro de la fuerza pública y de los trabajadores en la zona expropiada.

“Esto puede salirse de su cauce, pero no va a ser por parte del Frente Amplio, va a ser generado por el propio gobierno”, puntualizó Martínez.

Además, dijo, personas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) “se pelean la delegación como si fuera un botín familiar” y han mandado a las manifestaciones grupos de choque.

Esos grupos, agregó, pueden realizar actos en contra de la policía y con ello provocar una violencia generalizada, “sin embargo, por parte de nosotros siempre se ha actuado con mesura y estamos abiertos al diálogo, nosotros no le apostamos a la violencia”.

De generarse cualquier tipo de violencia, insistió, “va a ser porque el mismo gobierno la va a generar adentro, con estos grupos infiltrados en cualquier manifestación y ocasión”.

 

 

Comentarios