Ebrard dispuesto a comparecer ante la ALDF por la Supervía

viernes, 18 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 18 de febrero (apro).- El jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, dejó entrever que una vez más rechazará la suspensión de las obras de la Supervía Poniente, luego de que el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, junto con los consejeros del organismo, le dieron un nuevo plazo para reconsiderar su respuesta.
    Tras señalar que entre el lunes y martes de la próxima semana responderá al exhorto lanzado este jueves por el ombudsman y los integrantes del consejo de la CDHDF, Ebrard Casaubón puntualizó que lo que le “preocupa” e “interesa” es “entender las razones de la Comisión y que también la Comisión entienda las razones del gobierno”.
    En conferencia de prensa, González Placencia y los integrantes del Consejo señalaron que la respuesta parcial de Ebrard a la recomendación 01/2011, en la que se niega a suspender la construcción de la vialidad de cuota, pero promete una consulta a toda la población del DF, “no tiene lógica”.
    El ombudsman comentó que el plebiscito propuesto por Ebrard, con base en la Ley de Participación Ciudadana, no responde a la recomendación que pidió realizar, atendiendo la Ley de Medio Ambiente del Distrito Federal, toda vez que de forma “explícita” el gobierno capitalino omitió realizar una consulta obligatoria entre académicos y especialistas sobre el Manifiesto de Impacto Ambiental presentado por la concesionaria Controladora Supervía Los Poetas.
     Los consejeros como Denise Dresser, José Woldenberg, Patricia Galeana, Ernesto López Portillo y Manuel Fuentes, insistieron en que la recomendación busca el cumplimiento de la Ley Ambiental que fue violentada por el gobierno capitalino, y puntualizaron que las firmas de apoyo a una obra “no son el prerrequisito establecido por la Ley Ambiental”.
    Entrevistado durante la presentación de la Nueva Guía del Centro Histórico, Marcelo Ebrard dijo respetar a la CDHDF  y se comprometió a “revisar el planteamiento del presidente de la Comisión. No quisiera dar yo una respuesta superficial”, añadió.
    El mandatario fue cuestionado sobre la facultad que tiene la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) de mandarlo a comparecer en caso de reiterar su rechazo a la recomendación del organismo de derechos humanos.
    “Yo siempre he estado dispuesto a ir a la Asamblea, eso no me preocuparía”, dijo Ebrard sobre el último recurso que tiene la ley de la CDHDF para que exhiba públicamente su rechazo a respetar una de sus recomendaciones.
    Fue entonces cuando Ebrard dejó entrever cuál sería el sentido de su respuesta, a la que tiene como plazo límite el viernes 25: “Lo que me preocupa o lo que me interesa, mejor dicho, es entender las razones de la Comisión y que también la Comisión entienda las razones del gobierno, esa es la tarea”.
    Para apuntalar el proyecto de la Supervía, este viernes el jefe de gobierno se reunió con comités vecinales de la delegación Magdalena Contreras, una de las demarcaciones por donde pasará la Supervía Poniente.
    En un salón del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Ebrard mostró planos y mapas para explicar la pertinencia de la construcción de la vialidad de cuota que, dijo, forma parte de la estrategia de movilidad de la ciudad de México.
    Según el jefe de gobierno, la vía –concesionada a 30 años a la Controladora Supervía los Poetas– tiene como objetivo “mejorar la movilidad del transporte público” en las zonas aledañas y que serán beneficiadas 140 mil personas al día.
    Ante comités vecinales recién electos en comicios en los que hubo escasa participación ciudadana, Ebrard manifestó que el objetivo de la Supervía es “un esfuerzo de equidad” y que Magdalena Contreras es una de las delegaciones que más ha crecido, pero que no tiene la infraestructura que requiere.
    En la exposición de Ebrard no hubo mención a las afectaciones al medio ambiente, que fueron  algunas de las preocupaciones que movieron a ciudadanos de Magdalena Contreras a rechazar la Supervía y a interponer su queja ante la CDHDF.

Comentarios