Metrobús: seis años de percances

jueves, 21 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 21 de abril (apro).- En sus casi seis años de existencia, el Metrobús –un sistema de transporte público que vino a desplazar a los microbuses en esta ciudad--, ha registrado, en sus tres líneas, al menos 35 accidentes, con un saldo de más de cien lesionados.

Una tercera parte de los percances y más de la mitad de los lesionados corresponden a eventos registrados de enero pasado a la fecha. Y la mayoría ha ocurrido en la Línea 3 que corre de Tenayuca a Etiopía.

Ninguno de los accidentes registrados desde el inicio de operaciones, el 19 de junio de 2005, había tenido un desenlace fatal ni se había atribuido a la impericia de un chofer hasta el domingo 17, cuando Francisco Olguín Escobedo perdió el control del autobús 380 de la Línea 2 que conducía de la estación Tacubaya con dirección a Tepalcates.

Arrolló a 14 personas y mató a otras dos en el lugar: Leticia Mijangos de 56 años, y María Dominga Hipólito Sánchez, de 27. Al día siguiente falleció María Luisa Mijangos, de 50 años y hermana de Leticia.

Fallas mecánicas del vehículo o consumo de alcohol o drogas por parte del chofer fueron descartadas como posibles causas del percance, luego de que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) realizó los peritajes de ley.

Olguín Escobedo se convirtió así en el primer chofer de este polémico sistema de transporte sometido a proceso penal. Los cargos son por homicidio culposo agravado, lesiones agravadas y daños a terceros.

En tanto, el director general de Metrobús, Guillermo Calderón, se comprometió a indemnizar a todos los afectados por el accidente.

 

El proyecto

 

El proyecto del Metrobús, puesto en marcha durante la administración de Andrés Manuel López Obrador, se desprendió de un acuerdo que data del 31 de mayo de 2002, firmado entre The World Resources Institute Center for Sustainable Transport y el Gobierno del Distrito Federal (GDF).

Con ese convenio se formalizó un compromiso de cooperación por cinco años (2002-2006) para aplicar el Programa para el Transporte Sustentable en la Ciudad de México y, como resultado, se creó el Centro de Transporte Sustentable (CTS), que encabezó José Luis Samaniego.

El organismo planteó un modelo semejante al sistema TransMilenio de la ciudad de Bogotá, Colombia, y en 2003 comenzó a diseñar el proyecto ejecutivo para los corredores de autobuses rápidos.

El plan consideró seis rutas de transporte con carriles confinados en Insurgentes, Eje 8 Sur, Eje Central, Eje 3 Oriente, Miguel Ángel de Quevedo y avenida Tláhuac.

Las obras de construcción del corredor Insurgentes, por donde correría la Línea 1, iniciaron el 4 de diciembre de 2004. La línea se inauguró el 19 de junio de 2005 y, ese mismo día, comenzaron los percances.

Horas después de que el entonces jefe de Gobierno encabezó la ceremonia de inauguración de la Línea 1, en la estación Reforma, un autobús se estrelló contra dos automóviles que invadieron el carril confinado exclusivamente para el nuevo transporte, a la altura de la estación Doctor Gálvez.

Sin embargo, el año de arranque del Metrobús fue el que menos accidentes registró: sólo cuatro con saldo de seis lesionados.

Entre 2006 y 2008 los reportes de incidentes fueron mínimos, pero en 2009 hubo un vuelco en las cifras: ocho accidentes y 16 lesionados.

Al año siguiente, en 2010, se reportaron siete accidentes en los que 21 personas resultaron afectadas.

Y aún no concluye el cuarto mes de 2011 y el total de incidentes representa la mitad de los registrados desde el inicio de operaciones: de junio de 2005 a diciembre de 2010 se reportaron 20 accidentes. Y de enero a la fecha van diez, el último de ellos, el del 17 de abril, el único con saldo mortal.

El número de lesionados también supera el total de los acumulados en un lustro. En ese lapso, 44 personas fueron atendidas por lesiones contra 59 de enero a la fecha.

La mayoría de los eventos de este año han ocurrido en la Línea 3 que corre de Tenayuca a Etiopía.

De hecho, desde que se planteó el proyecto, esta línea enfrentó dos movimientos vecinales de oposición que argumentaban afectaciones de infraestructura, vialidad y seguridad a sus comunidades. Uno conformado por habitantes de Tlatelolco, delegación Cuauhtémoc, y otro por vecinos de la colonia Narvarte, delegación Benito Juárez.

A pesar de las protestas, la línea 3 se echó a andar el 8 de febrero pasado y ha sufrido algunos ajustes debido a que una de sus estaciones atraviesa la avenida Reforma y se ubica frente a la iglesia de San Hipólito que cada 28 de mes es visitada por centenares de feligreses.

Se tuvo que trazar una ruta alterna para esos días y también pensando en las marchas que puedan transitar por Reforma afectando el paso de los autobuses.

Desde su inauguración al 26 de marzo pasado, la línea reportó 19 accidentes y 35 lesionados, según el subsecretario de Tránsito de la Secretaría de Transportes y Vialidad, Luis Rosales Gamboa.

Según el funcionario capitalino, la mayoría de los incidentes se ha producido por la “falta de cultura” de los automovilistas de no respetar los señalamientos que impiden dar vuelta a la izquierda, y otros porque no respetan la luz roja de los semáforos.

 Son las mismas razones por las que han ocurrido la mayoría de los percances, de acuerdo con un análisis realizado a diversas notas periodísticas desde 2005.

Diversos videos de las cámaras instaladas por la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) capitalina, difundidos en la red, también dan cuenta de ello.

Con todo –las molestias por la saturación en horas pico, la falta de señalización y de infraestructura para discapacitados en todas las estaciones, entre otras quejas—el Metrobús transporta diariamente a unas 620 mil personas.

Y será, en el futuro, el transporte que supla a los llamados microbuses que prestan el servicio de transporte público en las principales avenidas de la capital.

El próximo proyecto en vías de construcción, anunciado por el jefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard el 21 de junio pasado es el de la Línea 4 que correrá sobre el Eje Troncal Metropolitano desde Puente Negro hasta la Glorieta de Vaqueritos.   

Entre las tres líneas que prestan servicio actualmente hay 82 estaciones que atraviesan por nueve de las 16 delegaciones políticas de la ciudad y tienen conexión con las 11 líneas del Metro.

Sumadas, las líneas del Metrobús tienen una cobertura de 67 kilómetros: 30 km en la línea 1; 20 en la 2, y 17 en la 3.

Entre los premios que este servicio ha recibido destacan: Proyecto del año entregado por Latin Amercican Leadership 2006; Proyecto replicable que mejora la calidad de vida y el ambiente, de la Universidad de Harvard 2009, y el Premio por Combatir el Cambio Climático de la Fundación Mapfre 2010.

 

Comentarios