Ordena la Profepa la suspensión parcial de la Supervía Poniente

martes, 5 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 5 de abril (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) ordenó la suspensión parcial de las obras de construcción de la Supervía Poniente.

La medida fue tomada luego de que la delegación capitalina de la Profepa realizara una visita de inspección sobre impacto ambiental en la zona, particularmente en un tramo de la delegación Alvaro Obregón.

En la supervisión de los trabajos, la delegada local de la Profepa, Carmen García, detectó que la empresa Controladora Vía Rápida Poetas no contaba con la manifestación de impacto ambiental (MIA) que se requiere para operar en la zona conocida como Parque Las Águilas, que es área federal.

“Vamos a evaluar el daño y no podrán continuar con la obra en tanto no presenten estos documentos”, advirtió García García.

Unos 12 inspectores constataron que la constructora realizó desmonte en la barranca sin contar con los permisos, por lo que procedieron a suspender las obras en el perímetro federal.

La funcionaria de la Profepa dijo que, después de hacer una evaluación de los daños a la vegetación del polígono número 15, se determinarán las sanciones correspondientes y las medidas de mitigación que tendrán que obedecer los operadores de la obra.

Además, destacó que la manifestación de impacto ambiental es complementaria al permiso otorgado por las autoridades del gobierno capitalino y es necesaria para operar en la zona.

Más tarde, el gobierno capitalino aclaró, a través del director general de Obras Concesionadas, Alfredo Hernández García, que la obra “no se suspende” y sólo se encuentra detenida parcialmente en un tramo federal, mientras se revisan los documentos que solicita la Profepa.

En un comunicado, agregó que “se llevarán a cabo las medidas de mitigación necesarias para garantizar el cabal cumplimiento de los requisitos ambientales y administrativos para que el proyecto se ejecute conforme a lo establecido en la ley”.

Entre las condicionantes, recordó, está el programa de reforestación de más 108 mil árboles en las barrancas urbanas del poniente, garantizar recursos para la conservación y cuidado de las áreas verdes durante los próximos 30 años y la construcción de dos viveros forestales.

Incluso, destacó que en esa zona se ha trabajado “en más de 2 mil hectáreas de terreno en el rescate forestal y de especies, y se tiene un programa de reforestación al término de la obra para que todo siga su curso normal”.

Mientras, la representante del Frente Amplio Contra la Supervía, María de Jesús Zamarripa, celebró la decisión de la Profepa y consideró que con esta suspensión se abre la posibilidad de repensar el proyecto.

“Este es el momento para hacer lo que antes no había sido posible: presentar alternativas y que la contraparte escuche nuestros puntos de vista”, aseveró la activista.

Recordó que, en enero pasado, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) recomendó la suspensión total de la obra en tanto no se realizara una consulta con los afectados, ya que presuntamente se vulneraban seis garantías individuales: privatización de una vía, afectaciones a los mantos acuíferos, participación ciudadana, vivienda digna, seguridad jurídica y acceso al agua.