Criminalizan a jóvenes operativos antifiestas, dice la CDHDF

viernes, 10 de junio de 2011
MÉXICO, D.F.- (apro).- Operativos como el que llevó a cabo la policía capitalina el pasado 29 de mayo, en la delegación Benito Juárez, contra una fiesta clandestina, “criminalizan a la juventud”, consideró el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia. Ese día, por una denuncia vecinal que alertaba sobre la realización de fiestas ilegales en el número 1106 de Isabel la Católica, en la colonia Américas Unidas, agentes preventivos detuvieron a 29 personas, entre ellas jóvenes de 18 años y menores de edad. Las autoridades informaron que en el lugar se vendían bebidas alcohólicas y drogas. Sin embargo, el ombudsman capitalino indicó que ese tipo de operativos contradicen el compromiso asumido por las autoridades capitalinas para cumplir la recomendación por el caso News Divine. En el marco de la realización del seminario “Mecanismos de protección y defensa de los derechos de la infancia”, González Placencia dijo que le preocupa la actuación de las autoridades capitalinas porque hay una recomendación aceptada, que está en camino de ser cumplida, y estos operativos contradicen la aceptación de esa recomendación y el compromiso que eso asume", afirmó. Por ello, recomendó al gobierno capitalino que reflexione sobre las estrategias que quiere dirigir a los jóvenes. “Hay que hacer un llamado al Gobierno del Distrito Federal para que piense si esa es la estrategia que realmente quiere para las y los jóvenes de la ciudad. "Ustedes recordarán que ese operativo, que terminó en tragedia, estaba rodeado de una serie de otros operativos en los que se llevaban a los jóvenes a la Procuraduría General de Justicia como prueba para poder formar cargos a las personas que trabajaban en los antros, y eso está sucediendo nuevamente", acusó el ombudsman local. González Placencia dijo que si bien el alcohol y las drogas son un problema serio que lacera a los jóvenes, los operativos no son los mecanismos adecuados para combatir el consumo, “en principio porque lo que implican es ir cerrando espacios para las y los jóvenes; de por sí es difícil para ellos encontrar lugares donde se puedan divertir, y ahora esta política se dirige también a los domicilios particulares”, señaló. González Placencia dijo que no comparte una visión en la que, para proteger a los jóvenes, terminen metiéndolos a la cárcel. En lugar de eso, sugirió atender esa problemática con una perspectiva distinta, con una política integral de atención al consumo de drogas y al alcohol entre los jóvenes, los niños y las niñas, pero no a través de esos operativos.