Si no hay más casos, alerta por sarampión se levantará el 20 de agosto: Ahued

miércoles, 27 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario de Salud capitalino, Armando Ahued, informó que la alerta por sarampión que se estableció en el Distrito Federal, luego de haberse detectado un caso en la delegación Benito Juárez, podría ser levantada el 20 de agosto si no se registran nuevos brotes. De acuerdo con el funcionario local, en esa fecha se cumplen los dos periodos máximos de incubación del virus, y si para entonces no se presenta otro caso, dijo, la alerta se levantará. Al término del arranque de la Feria de la Salud en la Central de Abasto, en esta ciudad, Ahued detalló que hasta hoy no se ha presentado ningún otro caso de sarampión, pero hay que esperar a que pasen los 42 días de periodo de incubación del virus “para poder decir que estamos tranquilos”. Asimismo, reiteró que la Ciudad de México tiene una cobertura de 98.7% de vacunación en los niños, lo que “nos blinda para que no vaya a presentarse una situación importante en este tema”. El titular de Salud comentó que desde que se detectó el primer caso de sarampión en una niña de un año nueve meses, proveniente de Francia, alrededor de cuatro mil personas han sido vacunadas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Ahued recordó que desde hace cuatro años no se presentaba un caso de sarampión en la capital, y reconoció que es muy alta la probabilidad de que otra persona procedente del extranjero, portadora de la enfermedad, arribe al DF. Actualmente, dijo, alrededor de 30 países europeos presentan cuadros de sarampión, por lo que insistió en la importancia de que las personas se vacunen, sobre todo aquellas que tienen entre 12 y 39 años de edad y no hayan sido vacunadas, no tengan el segundo refuerzo o no les haya dado sarampión. Durante el arranque de la Feria de la Salud, donde se exponen los servicios que proporciona el gobierno capitalino en esa materia, Armando Ahued refirió que la obesidad en los menores sigue siendo el principal problema de salud pública. La obesidad en menores de entre 11 y 13 años de edad, subrayó, está provocando diabetes juvenil y amputación de miembros, además de ceguera e insuficiencia renal crónica. Estos niños, agregó, necesitan diálisis y hemodiálisis hasta tres veces por semana, que deben mantenerse por el resto de su vida, y cada sesión, detalló, tiene un costo de mil 500 pesos, un gasto que, añadió, ni el sector público ni el privado pueden sostener. Por ello, destacó la necesidad de educar a los niños en materia de nutrición y los otros ámbitos de la salud, como actividad física, sexual y reproductiva, así como bucal y adicciones, entre otras.