Detienen a dos lenones en el DF; una de las víctimas era esposa de uno de ellos

miércoles, 28 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) ejerció acción penal en contra de Darío Lara Lara y Abimail Muñoz Cotilla, acusados de los delitos de trata de personas, privación de la libertad y delincuencia organizada. Los dos sujetos, que operaban en bares, burdeles, cantinas y hoteles de seis entidades de la República, fueron detenidos en Tlaxcala, luego de que una de sus víctimas los acusó de haberla privado de la libertad para explotarla sexualmente. La afectada proporcionó información al Ministerio Público para investigar la trata de personas en agravio de mujeres, entre ellas varias menores de edad, que son explotadas sexualmente, por lo que solicitó medida cautelar de arraigo en contra de los inculpados. Según consta en la denuncia, el 30 de agosto pasado la víctima logró escapar del hotel donde la mantenían privada de la libertad y solicitó ayuda de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, quienes la canalizaron a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos Sexuales. Al rendir su declaración ministerial, la víctima señaló que a finales de mayo de este año, cuando regresaba de su trabajo y al descender del transporte público en Panzacola, Tlaxcala, dos sujetos la obligaron a subir a una camioneta negra, para llevarla hacia una vivienda, donde la tuvieron encerrada ocho días, y fue agredida sexualmente por Darío Lara. Posteriormente, refirió, la llevaron a un bar en Izúcar de Matamoros, Puebla, donde la obligaron a prostituirse. De ahí la condujeron hacia otro establecimiento en Poza Rica, Veracruz, y cuando  se negaba a brindar sexoservicio era golpeada y le quemaban las piernas y espalda con cigarros. En esos lugares, dijo la afectada, otras mujeres también eran obligadas a brindar sexoservicio. Ahí conoció a una menor de 16 años. Señaló que también la llevaron a la ciudad de Campeche, Campeche, donde había varias jóvenes, entre ellas una menor de 11 años, y ahí sus captores hacían fiestas para sujetos que llegaban armados. En una ocasión, dijo, se percató que a dos chicas les ordenaron y enseñaron cómo introducir droga en sus partes íntimas con un tampón. Después, agregó, a ellas y otras mujeres las trajeron a la capital del país, donde seguían siendo prostituidas en un hotel de la zona de La Merced, y luego huyeron a Tijuana, Baja California, por el despliegue policiaco derivado de un operativo en la zona. A esa ciudad fronteriza arribó su esposo Abimail Muñoz Ocotitla, quien después de agredirla verbalmente fue a conversar con Darío Lara. La agraviada manifestó que al estar todavía en Tijuana, los probables responsables intentaron llevar a siete chicas a Estados Unidos, pero cuando una de las menores pretendió huir, Darío Lara la asesinó con un arma de fuego. Su cuerpo, dijo, fue abandonado en un terreno baldío. Después, los inculpados y sus víctimas tuvieron que huir a Cuautla, Morelos, porque sujetos armados los balearon a consecuencia de la venta de droga que realizaban. A bordo de una camioneta llegaron a un hotel del sur del Distrito Federal, de donde la denunciante huyó cuando sus captores se encontraban bajo los influjos de enervantes.

Comentarios