Premian al DF en España como la ciudad más segura para el turismo

miércoles, 18 de enero de 2012
MADRID (apro).- Alejandro Rojas Díaz-Durán abandonó hoy España despojado de la Secretaría de Turismo del Gobierno del Distrito Federal, mientras un representante del gobierno capitalino recibía el premio como la ciudad más segura para el turismo. Rojas Díaz-Durán fue obligado a renunciar a la Secretaría de Turismo luego de que asegurara que tenía datos fidedignos que daban la ventaja al exprocurador Miguel Ángel Mancera, en la encuesta para la candidatura de la izquierda al gobierno capitalino. Rojas se vio impedido a concluir la agenda de trabajo que tenía prevista durante su participación en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se celebra aquí. Incluso, Luis Eduardo Ross, responsable de Promoción Turística del Gobierno del Distrito Federal, recibió el reconocimiento de Grupo Excelencia, que otorgó a Turismo del DF, por ser la ciudad más segura y por su nuevo sistema de videovigilancia. El funcionario se negó a hablar de los pormenores de la renuncia de Rojas y a hablar de política al ser abordado por corresponsales mexicanos. Momentos antes, el equipo de Rojas aseguraba que el hoy exsecretario acudiría a recibir dicho reconocimiento. Pero de última hora informaron que en ese momento, alrededor de las 17:00 horas (hora de Madrid), el excolaborador de Marcelo Ebrard estaba tomando un vuelo, vía Estados Unidos, rumbo a México. Durante el evento, José Carlos de Santiago, presidente de Grupo Excelencia, se refirió a la ausencia de Rojas, al señalar que éste impulsó que la seguridad fuera un elemento de certeza para el turismo; y aludió al acuerdo entre FIT México City, la feria de turismo en la capital mexicana, y Fitur de España, que concretaron una alianza de trabajo. El lunes, Rojas “planchó” el acuerdo con los directivos de Fitur, alianza que se concretó el martes 17, unas horas antes de que enviara su renuncia por correo electrónico al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard. En un encuentro con corresponsales mexicanos, el martes por la mañana, Rojas aseguró que tenía datos fidedignos de que “un marcelista ganará la encuesta y será el futuro jefe del Gobierno de la Ciudad de México”. Añadió: “Por lo que sé, va arriba con un alto porcentaje Miguel Mancera, un marcelista confiable y leal, y yo confío plenamente en que abandere a la izquierda, ya que es un hombre sin partido y representa también a la sociedad civil como líder emergente.” Su declaración provocó que, en México, la diputada Alejandra Barrales amagara con abandonar la mesa de diálogo en el proceso interno del PRD, tras lo cual Ebrard exigió la renuncia a Rojas. Un colaborador del exsecretario pretendió minimizar la renuncia obligada del cargo, señalando que Rojas “se cayó para arriba”.