"Con humildad y oído abierto", Paredes deja curul y va por candidatura al Gobierno del DF

miércoles, 25 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Beatriz Paredes Rangel formalizó hoy su solicitud de licencia al cargo de diputada federal para buscar la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al Gobierno del Distrito Federal. Paredes Rangel buscará la nominación priista para contender contra los virtuales candidatos Miguel Ángel Mancera, del Movimiento Progresista (PRD, PT y Movimiento Ciudadano), y del PAN, Isabel Miranda. En su discurso, la diputada aclaró que busca el poder para que “con humildad y oído abierto, con capacidad de escuchar y generar afinidades mayoritarias o consensos, sea posible trascender”. En sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Paredes destacó su formación y vocación parlamentaria, y afirmó que es “una convencida de la necesidad de un mayor equilibrio entre los poderes, y del robustecimiento de la Cámara de Diputados y del Senado de la República”. Afirmó que el legislativo es el poder de los pares, de los diferentes, pero iguales, e insistió en que “no es el poder para satisfacer las ambiciones o disfrutar del boato de los poderosos”. Recordó que presidió el Congreso de la Unión en tres ocasiones: en 1979, 2001 y 2002; la Cámara de Diputados en la LIII Legislatura, y el Senado, en la LVII. También rememoró su paso por la primera Legislatura que aplicó la reforma política, “de la que registró el dolor y la indignación que causó el sismo de 1985 en el Distrito Federal. “Y vivir en toda intensidad la primera Legislatura de la alternancia, me permitió comprender la evolución de la política mexicana, sus claroscuros y paradojas, a veces, sus retrocesos, y reafirmar mi vocación reformadora y demócrata”, aseveró. En un mensaje leído ante la Comisión Permanente, Paredes Rangel hizo un recorrido por su trayectoria política y parlamentaria, desde sus inicios bajo el cobijo de Emilio Sánchez Piedras, “quien fue líder de la mayoría en la XLIV Legislatura acompañando al presidente López Mateos. De ahí mi vocación parlamentaria”, dijo. La exgobernadora tlaxcalteca quien, afirmó, “vengo de la estirpe indígena de un pueblo que se gobernó por un Consejo Plural, que la historia reconoce como el Senado Tlaxcalteca”, sostuvo que como diputada de trinchera o coordinadora parlamentaria, descubrió que en el Congreso se palpa el pulso de la nación. “Percibes la enfermedad y la grandeza de la patria, conoces, en el caleidoscopio que es el recinto parlamentario, todos los rostros, las emociones, escuchas todos los acentos y tonos regionales; descubres la fraternidad y camaradería que construyen, aún en la diferencia, y el antagonismo estéril que paraliza”, apuntó. Además, dijo que descubrió que “es en el Poder Legislativo donde las decisiones calan hondo, en el modelaje de la sociedad y en la perspectiva histórica”. La también exdirigente nacional del PRI dijo que se siente orgullosa de haber participado en la LXI Legislatura, en dos grandes reformas constitucionales: las modificaciones al artículo tercero constitucional, que establece la obligatoriedad del Estado de impartir la educación media superior La otra, mencionó, fue la reforma al capítulo I del Título Primero y los artículos 1, 3, 11, 15, 18, 29, 33, 89, 97, 102 y 105 de la Constitución que elevan a rango constitucional la obligatoriedad del Estado mexicano de acotar todos sus actos e interpretaciones jurídicas a la plena vigencia de los derechos humanos, considerando el derecho internacional. “Sin menoscabo de las demás tareas legislativas, ambas reformas definen esencialmente a esta Legislatura como progresista y humanista”, resaltó. Finalmente agradeció el apoyo de sus colaboradores y de quienes, en su momento, fueron sus coordinadores parlamentarios: Luis M. Farías, Eliseo Mendoza Berrueto, María de los Ángeles Moreno; Rafael Rodríguez Barrera y Francisco Rojas Gutiérrez.

Comentarios