Cobra diabetes más vidas en la Ciudad de México, revela el Inegi

lunes, 12 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Distrito Federal es la ciudad del país que registró en 2011 más muertes derivadas de la diabetes, con un total de 104 casos por cada 100 mil habitantes, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De hecho, las defunciones en la capital del país aumentaron por ese padecimiento, ya que en 2009 la tasa era de 100.78 fallecimientos por cada 100 mil habitantes. El principal factor que detona la diabetes en el país es la obesidad, el ritmo de vida en las grandes ciudades y la ingesta de alimentos ricos en azúcares, grasas saturadas y sodio. Pero no sólo eso, el organismo presidido por Eduardo Sojo alertó que en nuestro país se están asumiendo patrones de mayor consumo de alimentos de cadenas multinacionales y de comida rápida. “Si bien este tipo de comida todavía no llega a toda la población mexicana, se observa que los niveles de obesidad son más altos en la población de nivel socioeconómico bajo”. Al dar a conocer los datos del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora el miércoles 14, el Inegi informó que el estado con más muertes causadas por esta enfermedad, después de la Ciudad de México, es Veracruz, con 88 casos por cada 100 mil habitantes; sigue Morelos, con 87 defunciones a lo largo de 2011. En contraste, las entidades federativas con menos fallecimientos por ese padecimiento durante el año pasado fueron Quintana Roo, con 42 casos por cada 100 mil habitantes; Baja California Sur, 43, mientras que Chiapas sumó 48 decesos. Según el Inegi, la diabetes es una enfermedad crónico-degenerativa, porque tiende a progresar con el tiempo y no es curable. Sus síntomas incluyen sed, hambre, ganas constantes de orinar, cansancio y pérdida de peso; una vez que se ha realizado el diagnóstico (por medio de una sencilla prueba de sangre), una de las primeras acciones es apoyar al paciente con medicamentos, cambio de estilo de vida y dieta. Existen dos tipos de diabetes: la I es común en la gente joven, y se presenta cuando el cuerpo deja de producir insulina; en tanto que en la II la insulina que se produce no se utiliza de manera adecuada, o bien es defectuosa y, como ya se mencionó, se asocia con el sobrepeso, sedentarismo y factores de herencia. La tasa de morbilidad hospitalaria más alta por diabetes insulinodependiente (Tipo I) se concentra en la población de 70 a 79 años (17 personas por cada 100 mil de ese grupo de edad); mientras que para la diabetes no insulinodependiente (Tipo II) se presenta en la población de 75 a 79 años, afectando a 701 personas por cada 100 mil del mismo grupo de edad. También hay otro tipo de diabetes, llamada gestacional, que se presenta durante el embarazo y representa un factor de riesgo para el desarrollo de diabetes Tipo II, a los 5 y 10 años después del parto. “La prevención de este tipo de diabetes no es posible y dadas las complicaciones que genera en la madre y el producto, se realizan estudios de manera rutinaria a las embarazadas con el fin de detectarla y, en caso de ser positiva, remitirla con el especialista adecuado”, explicó el organismo de estadística. Cuando aparece la diabetes gestacional, el recién nacido puede sufrir de macrosomía (peso al nacer superior a los 4 mil gramos), con el riesgo de sufrir distocia de hombros durante un parto vaginal, o bien que el parto termine en cesárea; además de ser frecuente que sufran de hipoglucemia durante sus primeras horas de vida y mayor riesgo de morir. Durante 2010, la incidencia más alta de diabetes gestacional se presentó entre las mujeres embarazadas de 25 a 44 años (19.9 por cada 100 mil mujeres del mismo grupo de edad), seguida por las mujeres de 20 a 24 años (con 14 casos). Los casos más letales por diabetes se dan en los adultos mayores, ya que, en el año 2010, 9.83 de cada 100 ingresos hospitalarios fueron de la población mayor a los 80 años; siguió el grupo de 75 a 79 años (con 7.81 casos) y el de 70 a 74 años (con 6.74). “Si bien se podría pensar que no es tan relevante porque está relacionada con la esperanza de vida y el ciclo de vida del mexicano, sería importante conocer también la calidad de vida, el gasto en salud, el impacto en los cuidadores primarios y el empobrecimiento relacionado con la salud, con el objetivo de analizar la situación y contexto en la que se da un fallecimiento a esa edad por consecuencias de esta enfermedad”, acotó el Inegi. La diabetes se está convirtiendo ya en un problema de salud mundial, pues durante 2011 esta enfermedad causó la muerte de 4.6 millones de personas, mientras que América Latina representa 12.3% del total de las defunciones en todo el mundo.

Comentarios