Después de tres meses termina conflicto en la UACM

lunes, 26 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Vencido el plazo para encontrar una salida al conflicto que mantuvo a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) en paro por casi tres meses, ambas partes firmaron el documento final de resolución planteado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Autoridades y paristas firmaron dos documentos de acuerdos, con lo que ser dio por terminado el conflicto. Los paristas fueron los primeros en firmar el documento, en tanto que las autoridades pidieron un receso de media hora para analizarlo, ya que la disposición absoluta de los paristas de anunciar que firmaría, incluso, sin conocer la redacción final del documento, levantó sospecha entre la representación del Tercer Consejo Universitario. Después del receso de media hora, el secretario general del Consejo Universitario, Carlos Arriaga, dijo que firmarían el documento en el que se establece que no habrá acciones penales contra los paristas si éstos, a su vez, firmaban los acuerdos del 14 de noviembre, en donde se acepta que hay condiciones para reformar la ley de la universidad, acto que se concretó. Tras la firma del documento se acordó que el primer plantel será liberado el 1 de diciembre a las 10:00 horas y el resto, 72 horas después. En la entrega de los inmuebles estarán presentes representantes de ambas partes en conflicto, diputados de la ALDF, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y funcionarios del gobierno de la ciudad. Después de la apertura de los planteles se establecerá una nueva programación del calendario escolar. A las 18:00 horas, ambas partes se dieron cita en la ALDF, mediadora en el conflicto, y una hora después llegaron a un acuerdo. Negociaciones previas Antes del encuentro, el Consejo Estudiantil de Lucha (CEL), el Foro Académico y consejeros que no reconocen el Tercer Consejo Universitario de la UACM adelantaron que firmarían la propuesta de los legisladores para destrabar el conflicto. Llamaron a la rectora Esther Orozco y a los consejeros que participan en la mesa de diálogo en la ALDF a firmar los acuerdos alcanzados en el órgano legislativo local. En cuanto a la instalación del Tercer Consejo, que las autoridades de la UACM proponen se lleve a cabo en sus instalaciones, una vez que sean liberadas, los paristas propusieron que sea instalado el próximo jueves en el Museo de la Ciudad de México, a las 11:00 horas. Por separado, en rueda de prensa celebrada en la Casa de Cultura Talavera, integrantes del Consejo Universitario manifestaron su extrañeza de que los paristas hubieran aceptado firmar el acuerdo sin conocer el documento final. “No queremos pensar que este documento haya sido presentado por el diputado Santillán sólo a una de las partes o que contenga sólo las observaciones de una de las partes”, dijo Carlos Arriaga, secretario técnico del CU, quien en nombre de sus compañeros advirtió que no firmarían algún acuerdo que fuera contra la legalidad y atentara contra la autonomía universitaria. Recordó que el pasado viernes 23 entregaron las precisiones al proyecto y afirmó que no podrían definir si lo firmarían o no porque no conocen el documento final. Entre las modificaciones que hizo la representación del Tercer Consejo a la propuesta inicial, destaca su rechazo al planteamiento de los paristas de que el abogado general y la contralora firmen una carta en la que desistan de cualquier procedimiento administrativo contra quienes participaron en el movimiento. Precisó que “en lo que respecta al abogado se podría hacer, (desistirse e las acciones legales), pues está dentro de las facultades del Consejo Universitario, sin embargo, con respecto a la contralora no, pues sería como solicitarle que deje de hacer su trabajo”. No obstante, indicó que si el documento final que presentara la ALDF para terminar con el conflicto está dentro de la legalidad, entonces lo firmarían. Además, el Tercer Consejo hizo un llamado a “un gran pacto universitario en que ambas partes asuman un acuerdo para que todas las decisiones del órgano de gobierno sean tomadas por una mayoría de dos tercios de los consejeros universitarios, lo cual los obligará a “consensuar amplios acuerdos”. De esta forma, los consejeros aseguraron que ninguno de los dos bloques que conformarán el Consejo Universitario podrán tomar decisiones sin considerar la opinión del otro y, por el contrario, podrán “garantizar la estabilidad y gobernabilidad que tanto requiere nuestra Universidad, para salir de este lamentable paro”. Asimismo, apelaron a la sensibilidad política de la contraparte para aceptar estos acuerdos.

Comentarios