Anuncia Mancera programa de "despistolización" en Iztapalapa

viernes, 14 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Un nuevo caso de muerte por bala perdida en Iztapalapa, apremió al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, a impulsar un programa de “despistolización” en dicha delegación. El jueves pasado, según reportes de la Procuraduría General de la República (PGR), Olivia Flores Porta, de 56 años, murió por una bala perdida cuando se encontraba en un tianguis de la colonia Renovación, acompañada de una hija. La bala le atravesó el pulmón derecho. Frente a este trágico hecho, Mancera informó que, en conjunto con la delegación, se implementará un programa de despistolización que considera ofrecer recompensas a cambio de que la gente entregue las armas que tenga; también se realizarán patrullajes. “Vamos a apoyar a la población con presencia policiaca. Hay casos en que los disparos se hacen desde el interior de los inmuebles”, dijo Mancera, quien hizo un llamado a la gente para evitar ese tipo de conductas que sólo se eliminarán cuando las personas tomen conciencia. “Nosotros no podemos entrar a todos los domicilios en donde tengan esta costumbre de hacer disparos al aire. Es muy importante que la gente tome conciencia, que es algo sumamente peligroso que cobra vidas. "Vamos a pedir ahora la colaboración de la Secretaría de Desarrollo Social; vamos a pedir que haya mucho más contacto con la ciudadanía, a fin de poder concienciar", enfatizó el jefe de Gobierno. Finalmente, Mancera Espinoza explicó que una vez que se recolecten algunas armas, serán entregadas a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Con la del jueves, ya son dos las personas que pierden la vida por causa de una bala perdida en Iztapalapa, donde es común que en las fiestas patronales la gente lance disparos al aire. El primer incidente fue el pasado 2 de noviembre, cuando una bala atravesó el techo de una sala de Cinépolis Plaza Ermita e impactó en la cabeza del niño Hendrick Cuacuas, de 10 años, quien falleció dos días después. El segundo fue el de la señora Olivia Flores, jubilada del Instituto Mexicano del Seguro Social, quien se desplomó de repente mientras veía ropa en un puesto de un mercado en la colonia Renovación. En ninguno de los dos casos hay detenidos responsables.

Comentarios