Recibe CDHDF 134 quejas por agresiones a periodistas en 2011

lunes, 6 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (aparo).- Las agresiones a periodistas mantuvieron una tendencia ascendente el año pasado al acumularse 134 denuncias, lo que confirma la evaluación de organismos internacionales de que México es el país más peligroso para ejercer el periodismo, concluyó la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF). A través de la Relatoría de la Libertad de Expresión, el organismo público detalló que durante las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, el gremio periodístico se ha colocado en “condiciones de vulnerabilidad”, al registrarse en esas administraciones 77 asesinatos y 16 desapariciones de periodistas. En un comunicado, la CDHDF resaltó que la Relatoría de Libertad de Expresión, logró documentar 134 agresiones a periodistas al cierre de 2011, con base en reportes de organizaciones de derechos humanos y del mismo gremio periodístico. De las denuncias, la Relatoría de la CDHDF registró 11 homicidios y cuatro casos de privación de la libertad, “sin que hasta el momento se conozca el paradero de las víctimas”; así como 34 amenazas, “el tipo de agresión más recurrente”; 16 agresiones físicas y 15 expedientes relacionados con la obstrucción al ejercicio periodístico. Otros ataques a la libertad de expresión en el mismo lapso fueron 11 robos y siete ataques a instalaciones de medios de comunicación, así como siete casos de impedimentos para la circulación de publicaciones. En cuanto a las víctimas, los reportes de la CDHDF resaltan que fueron 75 hombres y 24 mujeres, en tanto que hubo 23 ataques a medios de comunicación y “11 casos de en los que la sociedad en su conjunto resultó agraviada”. Por entidades, encabeza la lista de incidencia el Distrito Federal con 22 registros de agresiones, de los cuales los casos más preocupantes fueron los asesinatos de las periodistas Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, colaboradora de la revista Contralínea y exreportera de Televisa, respectivamente. En la capital del país, también se reportó en mayo el allanamiento y robo a las oficinas de la agencia Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC), asunto que fue denunciado ante la PGJDF. La CDHDF destacó que en la Ciudad de México las denuncias más frecuentes en materia de agresiones a periodistas son las amenazas, agresiones físicas, obstrucción al ejercicio periodístico, robo, impedimento para la circulación de publicaciones, tentativa de homicidio, detención, intervención de comunicaciones y privación ilegal de la libertad. La segunda entidad más violenta para los comunicadores en 2011 fue Veracruz, donde se reportaron 15 casos de agresiones, entre los que resaltan cuatro asesinatos a periodistas, tres de ellos colaboradores del diario Notiver. En esa misma entidad el año pasado siguen sin aparecer un periodista que fue privado de su libertad; no se han resulto las investigaciones sobre el incendio provocado en las instalaciones del periódico El buen tono, en tanto que en 2011 dos usuarios de la red social Twitter fueron detenidos y sujetos a proceso por difundir información no confirmada. En la lista de estados peligrosos para el ejercicio periodístico, le siguen Chihuahua con 13 reportes, Sinaloa con 9, Chiapas con 7 y Puebla, Oaxaca y Coahuila, con 5 cada uno. Para el organismo, “estas cifras coinciden con lo señalado por las Relatorías de Libertad de Expresión de las Naciones Unidad y Organización de Estados Americanos (OEA), quienes sustentan que México es uno de los países más riesgosos para ejercer la profesión periodística”. La CDHDF convocó a las autoridades de los tres niveles de gobierno, “redoblar esfuerzos para lograr que acciones, como el mecanismo federal de protección, mejoren el ejercicio a la libertad de expresión en México”.

Comentarios