Apuesta Beatriz Paredes a que "efecto Peña Nieto" llegue al DF

viernes, 30 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La aspirante priista y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a la jefatura de Gobierno capitalino, Beatriz Paredes, aseguró ante estudiantes de la Universidad Iberoamericana que, a diferencia de 2006, cuando contendió por el mismo cargo, las elecciones de julio próximo serán “completamente distintas”, más promisorias porque ahora compite contra candidatos que –subrayó– no son “políticos profesionales”. Además, mencionó que el PRI es ahora primero en las preferencias nacionales, mérito que atribuyó a su dirigencia partidista. Cuestionada por los estudiantes sobre su insistencia por gobernar la ciudad, Paredes Rangel explicó cuáles fueron las debilidades de su campaña anterior y que hoy se han convertido en ventajas. La exgobernadora de Tlaxcala argumentó que en 2006, el PRI había sido relegado al tercer lugar en las preferencias electorales y que la figura de Andrés Manuel López Obrador eclipsó las posibilidades del PRI para tomar el mando de la ciudad. “En 2006, el candidato a la Presidencia era el que había sido jefe de Gobierno, y había una gran expectativa en los habitantes de la Ciudad de México en Andrés Manuel López Obrador”, aceptó. A la distancia, continuó, es la misma imagen del tabasqueño la que abrió la posibilidad al PRI de retomar el control de la capital. “La realidad política de su propia campaña, la toma de Reforma y lo que ha venido sucediendo, han hecho que esa expectativa que generó López Obrador se reduzca”. También encontró argumentos para su candidatura fallida en la mala imagen de Roberto Madrazo, contendiente a la Presidencia en las elecciones de 2006. “Madrazo tenía una animadversión histórica con López Obrador, pues los dos son tabasqueños y los dos habían competido (por la gubernatura de su estado). La contracampaña contra Madrazo en el Distrito Federal fue durísima, y eso repercutía en la candidatura a la jefatura de Gobierno”, acotó. Y para 2012, presumió, su partido ocupa ya el primer escaño a escala nacional en las intenciones del voto. Enseguida enalteció a Peña Nieto. “Ahora nuestro candidato está arriba en todas las encuestas, fue gobernador en el Estado de México, conoce la problemática metropolitana y tiene un conjunto de propuestas para atenderla y hay una proyección positiva del PRI en el Distrito Federal”, se ufanó ante los estudiantes de la Ibero, que poco o nada conocían de su pasado político. Por último, sobre las “fallas” de su campaña electoral en 2006, Paredes minimizó las capacidades políticas de los candidatos que rivalizaron con ella en la carrera por la Jefatura de Gobierno. “El candidato a la Jefatura de Gobierno, Marcelo Ebrard, era un candidato expriista, político profesional que había tenido diversas responsabilidades públicas en el gobierno de la ciudad; y el candidato del PAN (Demetrio Sodi), era otro expriista, político profesional, que tenía experiencia legislativa y administrativa”. Ahora, prosiguió, el candidato por el PRD es un abogado (Miguel Ángel Mancera), respetable, que tiene su primera responsabilidad como funcionario público, que no ha sido legislador, no tiene una amplia experiencia, cuestionó. Y la candidata del PAN, Isabel Miranda de Wallace, “es una luchadora por los derechos humanos, respetable también, que no tiene ninguna experiencia en la gestión gubernamental”, sentenció la priista. En su exposición, la también expresidenta nacional del PRI se manifestó “a favor” de los matrimonios entre personas del mismo sexo y anunció una política de tolerancia cero en el combate al narcomenudeo. Dijo también que la corrupción en las delegaciones de la capital del país es “vergonzosa”. Y sobre la polémica generada por el PRI luego de designar como candidatas a esposas e hijas de dirigentes, funcionarios y militantes priistas, con el fin de cubrir la cuota de género, la “luchadora” por los derechos de la mujer admitió: Es cuestionable, “sin duda, como sería cuestionable preguntarse quién va a ser presidente en 2018”, dijo en relación con las declaraciones que hizo el miércoles 28 el mandatario Felipe Calderón, en un programa de Televisa, donde habló sobre la eventual candidatura de su esposa dentro de seis años.

Comentarios