Ofrece Mancera campaña de propuestas y evitar descalificaciones

lunes, 2 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El candidato del Movimiento Progresista a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera Espinosa, rechazó las descalificaciones en la campaña e invitó a sus contrincantes a emprender una contienda de propuestas y “con altura de miras”. Ante los consejeros ciudadanos del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), el exprocurador capitalino reiteró su posición de “ciudadano”, pese a ser candidato de los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y del Movimiento Ciudadano. Impecable, de traje gris Oxford, camisa blanca y corbata dorada, Mancera llegó puntual a la cita en el IEDF. El sismo de 6 grados en la escala de Richter, registrado a las 12:33 y que movilizó a los más de 600 trabajadores de la dependencia, así como a más de 200 invitados del candidato, no modificó su agenda. Frente a sus dos hijos el candidato de las izquierdas insistió en que su posición en la campaña electoral es “desde la perspectiva ciudadana”, pero reconoció compromisos con los partidos del Movimiento Progresista. “Con su voluntad y con su conducción es como hemos podido tener una contienda transparente, una contienda de legalidad y una contienda que hoy nos sirve para refrendar la unidad de todos los que vamos a participar en ella”, afirmó. En el evento, al que asistieron la escritora Elena Poniatowska y la activista Martha Lamas, Mancera Espinosa conminó a las candidatas del PAN, Panal y PRI, Isabel Miranda de Wallace, Rosario Guerra y Beatriz Paredes, a elevar “la propuesta” y hacer una “contienda con altura de miras” un “ejercicio de transparencia” de la voluntad ciudadana. Tras ser precedido en su intervención por los dirigentes partidistas locales, el perredista Manuel Oropeza, el petista Adolfo Orive y del Movimiento Ciudadano Cuauhtémoc Velasco, Miguel Ángel Mancera se comprometió ante los consejeros electorales a “no hacer ningún tipo de descalificación, pero tampoco ningún tipo de concesión que esté al margen de la ley”. Montado en su papel de funcionario público, Mancera advirtió: “Vamos a buscar que se respete y se haga respetar la voluntad ciudadana”. En su discurso, el candidato se dirigió a los conductores del proceso electoral, los consejeros electorales, para comprometerse a cumplir con “los principios de certeza, los principios de objetividad, de legalidad, a los principios que tienen que ver con la igualdad y toda contienda política moderna, toda contienda política electoral de avanzada”. Mancera, quien se ha desenvuelto en los ámbitos de la academia, de seguridad pública y de procuración de justicia, se declaró listo para emprender una “campaña moderna”; para “defender el orden y los ordenamientos”, así como la naturaleza jurídica de la Ciudad de México”. El presidente del Instituto, Gustavo Anzaldo, recordó que de acuerdo con la normatividad electoral, oficialmente las campañas comienzan el 29 de abril; agregó que entre las precisiones de la normatividad está la duración de 60 días, el tipo de material propagandístico y los sitios exactos en los que deberá colocarse, así como la prohibición expresa de invocar a la descalificación y a la injuria. En conferencia de prensa posterior al registro, Mancera evadió responder a la candidata del Panal, Rosario Guerra, quien acusó que la del 1 de julio será una “elección de Estado”, dada la cercanía del exprocurador con el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard. Mancera aseguró que el próximo 1 de julio “habrá un voto informado, responsable, razonado”, y confió en que se “salvaguarden los principios de objetividad, certeza y la garantía de transparencia”. De su compromiso con los partidos que lo hicieron candidato, ante su insistencia de su calidad de ciudadano, el exprocurador puntualizó en que está conciente de en su campaña habrá “representación del movimiento de izquierda progresista”, y que habrá inclusión de sus dirigentes. Al término del acto protocolario, Mancera encabezó un mitin al que llegaron unas doscientas personas vestidas con camisetas y gorras amarillas, que ovacionaron al recién registrado candidato. Aun cuando subsiste el veto electoral, el candidato se comprometió a recorrer “colonias y calles” de al ciudad para defender los movimientos sociales, sindicales y de comunidades, y a “darle con todo a esta contienda”, que se distinguirá, dijo, por “el orden, el respeto y la alegría”. Al término del mitin, Mancera y su equipo entraron a las oficinas del IEDF, los empleados dejaron sus labores para salir al encuentro del candidato, tomarse fotografías con él y acompañarlo a su vehículo.

Comentarios