Denuncian hostigamiento de candidato de izquierda en Coyoacán

jueves, 28 de junio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- En vísperas de los comicios federales del 1 de julio, ciudadanos de la delegación Coyocán denunciaron al candidato del Movimiento Progresista, Mauricio Toledo, por amenazas, actos de hostigamiento, así como de compra de votos. En una carta firmada por la exintegrante del Partido de los Pobres (PdlP) fundado por Lucio Cabañas, Guillermina Cabañas Alvarado, los agraviados sostienen que desde hace varios años han encabezado un movimiento ciudadano para denunciar los actos de corrupción en Coyoacán, en los que estaría involucrado el candidato a jefe delegacional, Mauricio Toledo, quien a su vez contaría con la protección del mandatario capitalino Marcelo Ebrard. En el comunicado, los ciudadanos, quienes sostienen que no militan en algún partido político, aseguraron que Toledo, cercano efectivamente a Ebrard Casaubón, tiene una carrera política que “se basa en conseguir botos mediante prebendas y limosnas con la entrega de despensas y juguetes”. Además, ahora “ofrece 500 pesos a cambio del voto pidiendo a la gente tome una foto a la boleta para poder pagarle su dinero”. Según los denunciantes, el candidato perredista, que antes fuera diputado local y federal, “acostumbra mandar intimidar, golpear, quitar fuentes de empelo y hasta encarcelar a quienes no estén de acuerdo con él y sus prácticas, cobijado por funcionarios de la delegación, así como del mismo gobierno del Distrito Federal y Marcelo Ebrard, ya que las denuncias penales que se han hecho en su contra no han procedido”. Entre los actos de represalia de Toledo, destacan la clausura ilegal de un comercio propiedad de Guillermina Cabañas; la detención arbitraria y encarcelamiento de Crescencia López, mujer de la tercera edad, y el despojo a una asociación civil encargada de atender a población callejera. Según se detalla en el escrito, hace cinco meses una tienda de abarrotes de Guillermina Cabañas fue clausurado de forma irregular por funcionarios de la delegación y, pese a que se cubrieron los requerimientos y se pagaron las multas, no se ha permitido su reapertura. Para colmo, Cabañas y su familia han recibido amenazas de muerte que aluden a que “les va a pasar lo mismo que a Lucio Cabañas”, primo hermano de la señora Guillermina y quien formó parte de su grupo guerrillero en los años setenta, en el estado de Guerrero. En el caso de Crescencia López, en el comunicado se explica que ha sido representante vecinal de la colonia Santa Úrsula Coapa, y por tener diferencias con Toledo se le fincó ilegalmente el delito de fraude, fue detenida a pesar de su edad y “encerrada en la agencia del Ministerio Publico por órdenes de Mauricio Toledo”. Otro caso de represión se perpetró contra la organización Fortaleza de México, que coordina Gabriela Belmont Rivera, dedicada a la atención de jóvenes en riesgo y población callejera. Cuentan que el 27 de enero pasado el delegado Raúl Flores, cercano a Toledo, acompañado de policías y unos 40 personas irrumpieron en el un predio donde trabaja Belmot Rivera con jóvenes de la calle, a quien le expresó que “no el gustaba la pobreza y que iba a mandarlos lejos”, y acusó a los menores vulnerables de ser delincuentes, de obstruir a las autoridades y de sembrar droga. Según los quejosos, Flores y su personal los despojaron de palas, picos y equipo de gimnasio con valor de 20 mil pesos, hechos que fueron denunciados ante la Fiscalía de Servidores Públicos y la Fiscalía de Coyocán; sin embargo, en esta última el caso fue archivado. Los denunciantes aseguraron que “Mauricio Toledo presume tener el control del Ministerio Público y juez cívico en los Culhuacanes; lo que es verdad es que los coyoacanenses estamos padeciendo la burocracia, la apatía y el secuestro  de la justicia”. La actitud violenta del candidato a jefe delegacional en Coyoacán también se corroboraría con otros hechos consignados en medios de comunicación. De acuerdo con La Jornada, en su edición del 9 junio de 2010, Toledo inició una trifulca en el módulo de afiliación del PRD, luego de que sus seguidores no alcanzaron ficha para registrarse. Según la nota informativa, Toledo y su padre Nelson Toledo tundieron a golpes al presidente del comité delegacional perredista, el historiador Francisco González Gómez, y otros integrantes del comité, hechos que no fueron sancionados por el PRD de la capital.  

Comentarios