Desata enfrentamientos reforma a plan de estudios de CCH

miércoles, 6 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La reforma al plan de estudios del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ocasionó disturbios, toma de instalaciones y una marcha que derivó en enfrentamientos entre la noche del martes 5 y este miércoles. Alrededor de las 19:00 horas del martes, una veintena de estudiantes del CCH Naucalpan lanzaron piedras, petardos y gasolina a la dirección del plantel, en protesta por la expulsión de seis de sus compañeros, identificados como José Luis, Irene, Jessica, Luis Hugo Gary y Aland. En un comunicado, la UNAM lamentó los disturbios del pasado martes 5 e indicó que días antes, el viernes 1, presentó una denuncia ante las autoridades contra los seis alumnos expulsados, quienes “ingresaron al plantel por la fuerza” y protagonizaron hechos violentos en los que resultaron lesionados por lo menos siete trabajadores administrativos. “Esos daños fueron cometidos, entre otras causas, por la detonación de petardos”, informó la institución, y confirmó la expulsión provisional de los estudiantes mientras el Tribunal Universitario resuelve el caso de manera definitiva. También informó que interpuso una denuncia penal por los hechos violentos. El martes por la noche, una veintena de estudiantes se concentraron en la dirección del CCH Naucalpan para protestar por la expulsión de sus compañeros. Los disturbios generaron pánico entre la población del plantel,  lesiones a una estudiante y el desalojo de las instalaciones. Una joven de 18 años sufrió quemaduras por un petardo y fue trasladada en ambulancia al Hospital de Traumatología de Lomas Verdes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde fue reportada “estable y en recuperación”. Además, una decena de estudiantes, tres de ellos mujeres, fueron detenidos y enviados al Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), a petición de directivos del CCH Naucalpan. La mañana de este miércoles, un grupo de alumnos del CCH Sur intentó tomar las instalaciones del plantel en rechazo a la “actualización” del plan de estudios. La toma no prosperó, pero ocasionó la suspensión de actividades en el turno matutino. Acciones similares se esperaban en otros planteles en rechazo a los cambios del plan de estudios, pero también para recordar el 13 aniversario de la incursión, el 6 de febrero del año 2000, de la Policía Federal Preventiva (PFP) a la Ciudad Universitaria para “romper” la huelga que inició en abril de 1999. Por la tarde, estudiantes de los distintos planteles llevaron su protesta a la calle, en una marcha del Parque de la Bombilla a la Torre de Rectoría, en el sur de la ciudad. Durante su recorrido por la avenida Insurgentes, los estudiantes hicieron una primera parada en la Dirección General del CCH, ubicada cerca de la Torre de Rectoría, en Ciudad Universitaria. Ahí derribaron vidrios y estructuras en un intento por tomar las oficinas. En ese lugar ya eran esperados por directivos del CCH para establecer una mesa de diálogo, pero al grito de “libertad a los presos por luchar”, comenzaron a patear la puerta de la dirección y a romper vidrios. Los jóvenes exigieron la libertad de los 10 estudiantes detenidos el martes por la noche en el CCH Naucalpan, así como reformar los 12 puntos que conforman el plan académico. Por la tarde, alrededor de las 15:30 horas, se informó que cinco de los 10 estudiantes del CCH Naucalpan detenidos la noche del martes, todos menores de edad, fueron liberados. Se trata de Daniela, Sofía, Julio César, Jerónimo y Jair. Los otros cinco estudiantes, cuatro hombres y una mujer, mayores de edad, permanecen en el Ministerio Público de Naucalpan, donde se definirá su situación jurídica. A pesar de la liberación de los menores, la Procuraduría mexiquense se reservó la actuación en su contra por el delito de “daño en bienes”. De acuerdo con la versión de familiares de los detenidos, el martes pasado los jóvenes realizaban una asamblea en el CCH Naucalpan para determinar su plan de acción contra los 12 puntos establecidos por autoridades de la UNAM para modificar el programa de estudios del subsistema de bachillerato, cuando fueron agredidos por porros. Según los padres de familia, en la agresión también participaron trabajadores y profesores de la UNAM, por lo que exigieron que se realice una investigación exhaustiva.

Comentarios