Con entrega de rectoría a Dussel, se avizora fin de crisis en la UACM

lunes, 11 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Con la entrega notariada de las instalaciones de la rectoría a Enrique Dussel, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) parece encaminarse hacia el fin de un conflicto interno que suma 195 días. A reserva de la decisión que asuma el Gobierno del Distrito Federal este martes en relación con la crisis que enfrenta esa casa de estudios, Enrique Dussel tomaría posesión de la rectoría interinamente el próximo jueves 14. Luego de recibir las llaves de la rectoría, Dussel ofreció una rueda de prensa en la que manifestó su desconfianza sobre la opinión que pueda emitir el grupo tripartita conformado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el gobierno capitalino y la Comisión de Derechos Humanos local en relación con el conflicto de la institución. Señaló que en caso de que esa opinión sea desfavorable para él y su estancia en la universidad, presentaría su renuncia inmediata al Consejo Universitario, que deberá valorarla. Dussel informó que el pasado viernes 8 tuvo una reunión con la rectora Esther Orozco para encontrar una manera de “dar pasos comunes” para resolver el conflicto. En esa reunión, dijo, acordaron que la fracción del Consejo Universitario cercana a Orozco se reuniría con Dussel, pero a la fecha el filósofo sigue esperando la llamada de confirmación de parte de la académica. Detalló que el encuentro fue muy rápido y se logró con la intermediación de terceras personas, de las cuales no quiso revelar su nombre. Dussel reiteró que aceptó el cargo como rector interino “por amor a los muchachos (estudiantes) y los colegas... mis motivaciones son estrictamente pedagógicas y universitarias”, no hay intereses de poder o dinero, agregó. Esta mañana, antes de que el Consejo Estudiantil de Lucha entregara las oficinas de la rectoría en presencia del notario público 124 del DF, Esther Orozco exigió al gobierno capitalino no convalidar las actuaciones de grupos radicales. En una carta abierta, Orozco y sus allegados –el secretario técnico del Tercer Consejo Universitario, Carlos Arriaga, y el abogado general, José de Jesús Izquierdo Ubaldo– demandaron al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, sancionar los actos ilegales y vandálicos de “encapuchados”, pues de otra manera, aseguraron, sentaría un precedente negativo para las universidades públicas y se violentaría la autonomía. Los firmantes confiaron en que el estudio jurídico sobre la situación de la UACM ordenado por el GDF, a través de la Secretaría de Gobierno, se hará con respeto a la autonomía universitaria y se actuará en apego irrestricto a la legalidad, “congruente con un gobierno electo democráticamente, cuyo titular ostenta un doctorado en Derecho”. Señalaron, además, que la sola idea de convalidar las actuaciones de grupos radicales, que persiguen sus fines encapuchados y armados con tubos, es una señal de alarma en una ciudad que tiene como eje político la seguridad de sus ciudadanos. Coincidieron en que una universidad autónoma como la UACM no tiene que esperar ni el aval ni el reconocimiento de ninguna autoridad ajena a su comunidad para ejercer la encomienda de brindar educación de calidad. “La actual administración que encabeza la doctora Esther Orozco es la única, legítima y legalmente facultada para administrar esta casa de estudios, para seguir con la labor de libre cátedra y libre discusión de las ideas”, apuntaron. Y afirmaron que la “revocación” de la rectora se hizo mediante un proceso viciado, irregular e ilegal por parte de algunos integrantes de la comunidad universitaria. Explicaron que un proceso de revocación, en su caso, tendría que ser votado por una mayoría calificada de dos tercios del Consejo Universitario, y este supuesto proceso fue promovido por un grupo que representaría menos de la mitad del Consejo Universitario en funciones. Además, sostuvieron, este supuesto proceso de revocación contraviene los acuerdos políticos firmados en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) el pasado 26 de noviembre, ya que no se formalizó la incorporación del grupo de exconsejeros inconformes al Consejo Universitario, porque no se logró el quórum en la reunión que había sido programada para el 29 de noviembre de 2012. El escrito fue difundido a raíz de que el mandatario capitalino anunció que el próximo el martes 12 se realizará la reunión sobre la situación de la UACM, cuando se sabrá quién es el rector válido, si Orozco o Enrique Dussel, quien hoy tomo “protesta” del cargo. Esta tarde, luego de una hora de retraso, a las oficinas de la UACM  ubicadas al interior del plantel Del Valle llegaron consejeros e integrantes del CEL que tuvieron tomadas las instalaciones, acompañados del recién nombrado abogado general, Federico Anaya. El acto de entrega de las instalaciones de Rectoría duró aproximadamente tres minutos, en lo que los consejeros opositores a la rectora Esther Orozco rompieron unos sellos colocados por ellos mismos y otros más por jóvenes del CEL que paralizaron la universidad. En esta acción debió participar el coordinador del plantel Del Valle, quien se abstuvo de hacerlo, según informó el abogado Anaya. Una vez concluida la revisión, las instalaciones le fueron entregadas al rector interino Enrique Dussel, designado por un grupo de consejeros opositores a Orozco. Ambos grupos están a la espera de lo que dictamine la comisión tripartita conformada por asambleístas, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y autoridades del gobierno capitalino, respecto a cuál será el rector que reconocerá el gobierno de la ciudad.

Comentarios