Reitera Mancera su rechazo a apertura de Pemex

martes, 18 de junio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La reforma energética podría ser el punto de quiebre en la aterciopelada relación que han mantenido hasta ahora el presidente Enrique Peña Nieto y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera. Luego de que el mandatario priista declarara en una entrevista a diversos medios extranjeros, entre ellos la agencia Bloomberg, que busca romper el monopolio estatal en la exploración y producción de gas y crudo, Mancera refrendó su rechazo absoluto a la posibilidad de abrir la puerta de Petróleos Mexicanos (Pemex) al capital privado. Si bien desde el inicio de su administración había defendido el carácter institucional y apartidista de su gobierno y ha apoyado y colaborado con el gobierno de Peña Nieto en distintos frentes, en este caso fue enfático en rechazar la privatización del patrimonio de los mexicanos: “Lo hemos reiterado, estamos en contra de que se privatice el petróleo. La izquierda tiene una propuesta muy clara respecto a este tema”, sostuvo, luego de participar en la Convención Nacional de Turismo 2013. Tras las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto, en el sentido de que próximamente presentará a la Cámara de Diputados la propuesta de reforma energética, Mancera subrayó: “No comparto la idea de que se pueda privatizar el petróleo”. La propuesta que apoya, dijo, es la que planteó y encabezó en su momento Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y que dio a conocer el 14 de enero pasado. Dicha propuesta se basa en tres ejes: no realizar cambios al 27 constitucional, autonomía de gestión de los recursos que genera la industria petrolera y cobro de impuestos al sector de tal manera que éste no quede “desfondado”. Sólo en esta ocasión y con la aplicación de la Cruzada Nacional contra el Hambre en cuatro delegaciones del DF, Mancera Espinosa ha manifestado diferencias con el gobierno federal. Sin embargo, en el caso de la Cruzada el tema es cómo se van a aplicar los recursos federales en la capital para evitar la duplicidad de programas, en el del petróleo la postura del jefe de Gobierno es de abierto rechazo a la inversión privada. Mancera también hizo referencia a la situación que atraviesa la ciudad en materia de seguridad. Al respecto, dijo que sólo en función de resultados y “mostrando la fuerza de la ciudad” se revertirá la percepción de inseguridad provocada por los casos de violencia registrados en las últimas semanas. Por ello el mandatario expresó su respaldo a la decisión del procurador Rodolfo Ríos Garza de solicitar la renuncia de Francisco Carlos Trujillo Fuentes como director del Centro de Atención de Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA), y de antemano avaló las remociones que eventualmente se estimen necesarias. Mancera Espinosa habló también sobre la detención de Eduardo Ramírez Vallejo, quien hasta el 15 de abril pasado fungió como secretario particular del jefe delegacional en Coyoacán, Mauricio Toledo, y hoy fue consignado al Reclusorio Oriente por el presunto delito de cohecho. Al respecto, el mandatario llamó a respetar el debido proceso y subrayó que sólo la investigación determinará si Toledo tuvo algún tipo de responsabilidad en este caso ya que su exsecretario particular lo involucró en una extorsión a un empresario a quien le pidió tres millones de pesos, en su nombre, para levantar la clausura de una gasolinera.