Alistan rechazados plantón y ayuno en Rectoría de la UNAM

martes, 13 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Ante la negativa de las principales instituciones públicas de educación superior de aceptar vías alternas para incorporar a alumnos rechazados a sus aulas, el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAES) anunció la instalación de un plantón indefinido en la Torre de Rectoría de la UNAM y la posibilidad de iniciar una huelga de hambre. A través de un comunicado emitido al término de una mesa de diálogo con representantes de la Subsecretaría de Educación de la SEP, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la Metropolitana (UAM), de la Pedagógica Nacional (UPN) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en la Torre de Banobras, el MAES advirtió que no retirará su plantón hasta obtener respuesta positiva a sus peticiones de ingreso a los planteles de educación superior. Desde hace siete años el movimiento de rechazados ha logrado que cientos de jóvenes que no obtuvieron un lugar en las universidades públicas lo hagan de manera diferida después de cursar un año en otra escuela. Según el MAES, el próximo miércoles 21 la UAM publicará, como cada año, la lista de los 700 aspirantes que ocuparán los lugares de igual número de personas que fueron admitidas pero no se inscribieron, y expresó su confianza en que algunos de sus integrantes aparezcan en esa lista. Respecto de los 229 lugares adicionales que ofreció la SEP a través del Programa Emergente de Matrícula en Educación Superior (Proemes), el movimiento afirmó que el representante de la UAM negó que esa institución hay ofrecido esos lugares, e incluso dijo desconocer la participación de la Metropolitana en el programa. Sobre el particular, los representantes de la SEP no ofrecieron explicación alguna. Según el MAES, la UAM afirmó que por el momento no tiene respuesta alguna a sus planteamientos. Por su parte, la UPN les dijo que este año decidió modificar las fechas de inscripción para una de sus licenciaturas a distancia, por lo que ya no está a tiempo de ofrecer el ingreso para realizar el trámite de cambio de carrera y modalidad luego de un año. En cuanto a los lugares que ofrecieron a través del Proemes, la UPN indicó al Movimiento que éstos fueron asignados de acuerdo con los puntajes obtenidos en el examen de selección, es decir, no hubo registro de aspirantes a través de la página de Internet. En realidad, los lugares ya estaban asignados y sólo fueron anunciados a través de la SEP, refirió el representante de la UPN. En su oportunidad, la UNAM explicó que el ingreso diferido que se ha mantenido durante siete años para los rechazados es resultado de un llamado formulado por la SEP; sin embargo, consideró que el mismo mecanismo ya no puede continuar porque la ejecución del trámite no pasa por los consejos técnicos de las escuelas. Al respecto, los integrantes del MAES rechazaron el supuesto desapego a la normatividad, “pues el procedimiento de ingreso en años posteriores está contemplado en la legislación universitaria", señalaron. Además, refirieron que los lugares que se abrieron a través del Proemes fueron una decisión del rector José Narro y asignados a través de la Dirección de Administración Escolar. "Es decir que no pasó por el Consejo Universitario, ni los consejos técnicos, ni ningún órgano colegiado de la universidad, sino que lo hicieron para responder al llamado de la SEP. “¿Por qué no responder al llamado de los jóvenes organizados? ¿Por qué sí interpretan que no vulnera la legalidad de la UNAM el hecho de que admitan cada año a cerca de 400 estudiantes al bachillerato a pesar de que no presentaron el examen de la UNAM, pero en el caso del ingreso diferido hablan de violación a la legalidad universitaria?", cuestionaron los rechazados. Igual que en el caso de la UPN, los lugares extra ofrecidos a través del Proemes fueron asignados conforme a los resultados del examen de selección, por lo que los aspirantes se vieron impedidos de registrarse a través de la página de Internet del Proemes. Los miembros del MAES denunciaron que en 2012, en conjunto, la UNAM y el IPN aceptaron a 17 mil 590 alumnos, y este año a 18 mil 870, es decir, mil 280 más que es menos de la mitad de los 3 mil lugares que habían anunciado la UNAM y la SEP a través del Proemes. El Politécnico también se negó a cumplir con los acuerdos que firmó con el MAES el año pasado, es decir, que tampoco incorporará al tercer semestre a los que cursaron un año en el Instituto Leonardo Bravo. Según los miembros del MAES, el representante del IPN también dijo desconocer el procedimiento mediante el que se asignaron mil 200 lugares a través del Proemes.

Comentarios