Trabajadoras de Inmujeres-DF buscan crear sindicato independiente

lunes, 20 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- Personal del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF) manifestó su desacuerdo con la propuesta de la Oficialía Mayor del gobierno capitalino para adherirse al Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal (SUTGDF), pues considera que no se garantiza el respeto a sus derechos laborales. Irma Rojas Díaz Sandi, asesora de la Unidad Xochimilco del Inmujeres-DF, explicó que la demanda de unas 50 trabajadoras es crear un sindicato propio, independiente, autónomo y representativo, cuyos lineamientos sean dictados desde la perspectiva de género. Dijo que podría llamarse Sindicato Único de Trabajadoras y Trabajadores del Inmujeres-DF (SUTInmujeres). Al menos en dos ocasiones las trabajadoras han intentado crear ese gremio, precisó, con la experiencia de los 16 años que lleva de labor en la institución. El pasado 3 de octubre, en medio del proceso de elección de la titular del Instituto, asesoras que brindan atención psicológica y jurídica en las 16 unidades del Inmujeres-DF, protestaron en las calles para denunciar la falta de horarios justos de trabajo, prestaciones básicas como ayuda de transporte, y la imposibilidad de sindicalizarse. Con sus movilizaciones, las trabajadoras lograron reunirse con el director de Administración de la Oficialía Mayor del GDF, Miguel Ángel Vásquez, quien les informó que a partir del próximo 1 de noviembre “su situación laboral cambia de técnicas operativas de confianza a trabajadoras de base sindicalizadas”. Lo anterior abre la posibilidad de que a las trabajadoras del instituto se les otorgue el llamado “dígito sindical” para que formen parte del SUTGDF. Rojas Díaz Sandi, quien sería la secretaria general del SUTInmujeres, explicó que todas las trabajadoras dan “la batalla” para que el Inmujeres-DF demuestre congruencia con sus lineamientos básicos y el objetivo por el cual fue creado, pues aunque uno de sus fines es promover los derechos de las capitalinas, al interior no se respetan los derechos de su personal. Abundó que aunque la mayoría de las trabajadoras cuenta con un título universitario, su sueldo no corresponde a su perfil profesional y muchas veces son utilizadas para hacer encuestas, barrer calles o apoyar programas públicos. De agregarse al SUTGDF, explicó, las trabajadoras corren el riesgo de ser consideradas empleadas del GDF y seguir sometidas a ese tipo de labores, lo que a su vez contradice los estatutos del Inmujeres-DF, pues la institución es un órgano descentralizado. La trabajadora de la Unidad Xochimilco del instituto detalló que el acuerdo que propone la Oficialía Mayor del GDF no señala si existen las opciones de conservar la antigüedad laboral, así como de crear una sección dentro del sindicato para el personal del Inmujeres-DF. Es necesario mencionar que mientras se llevan a cabo las negociaciones de las trabajadoras con la Oficialía Mayor, unas 50 trabajadoras están a la espera de que se les reconozca de manera oficial la creación del SUTInmujeres. En junio pasado entregaron ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del DF el acta constitutiva del sindicato y el pasado 3 de octubre les informaron que deben subsanar algunos requerimientos de forma, por lo que en breve un juez podría determinar la existencia de este gremio. Irma Rojas Díaz Sandi precisó que el SUTInmujeres exigirá las prestaciones correspondientes y que aún no están reconocidas. Además, abogaría porque se reconozca dentro de las prestaciones el daño emocional y las implicaciones que genera en ellas su trabajo con las mujeres y en las comunidades alejadas de las delegaciones. “A diario nos enfrentamos a la violencia, hablamos con mujeres víctimas, escuchamos historias de lo más crueles y no se repara en que ello tiene una repercusión en nuestra salud y bienestar emocional; por lo que uno de los objetivos del sindicato sería que se reconozca y pague una indemnización por ese daño”, señaló. Informó que han buscado un acercamiento con la recién nombrada titular del Inmujeres-DF, Teresa Incháustegui Romero, para expresarle esta demanda añeja, pero hasta el cierre de esta edición aún no tenían respuesta. Ante la eventual reunión que tendrán trabajadoras con la Oficialía Mayor, Irma Rojas aclaró que su grupo desconocerá cualquier acuerdo de adherirse al SUTGDF. Esta no es la primera vez que un grupo de trabajadoras pugna por la creación de un sindicato del Inmujeres-DF. Los intentos previos derivaron en castigos, despidos y represalias contra ellas. El primer movimiento para formar un sindicato se originó en 2002, pero cesó luego de que en 2003 fueron cambiadas de adscripción 13 trabajadoras y nueve más fueran despedidas, según el recuento ofrecido por la representante del gremio. Con la llegada de Martha Lucía Micher Camarena, como titular del Inmujeres-DF –en enero de 2007–, cambió la forma de contratación, aunque las trabajadoras nunca han tenido el contrato en sus manos. Se les denominó “Técnicas Operativas de Confianza”. Con la nueva denominación las trabajadoras fueron afiliadas al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), aunque –según relató Rojas Díaz– para pagar dichas cuotas se redujo 33% el sueldo de las trabajadoras.  

Comentarios