Detectan más de 4 mil embarazadas sin control prenatal en el DF; la mayoría menores

miércoles, 10 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Zoila tiene 24 años y 31 semanas de embarazo. Hasta hace unos días, no había acudido a ninguna consulta médica ni le habían hecho ultrasonidos para saber cómo evolucionaban ella y su bebé. Las condiciones de pobreza en las que vive en el barrio de Santiago, en la sierra de Santa Catarina —una de las zonas más marginadas de la delegación Iztapalapa— y el desconocimiento de su derecho a la atención gratuita en los centros de salud a través del Seguro Popular, pusieron en riesgo la vida de su hijo y la suya misma. Un día, sonó la puerta de su casa. Era un brigadista de la Secretaría de Salud del Distrito Federal que preguntó por la salud de los habitantes de esa vivienda. Ahí fue cuando Zoila tuvo el primer contacto con el control prenatal. Cuando el personal médico la canalizó a un centro de salud de la dependencia, le detectaron un problema en la producción y desecho de una proteína que, a la hora del parto, podría generarle complicaciones y llevarla al extremo de formar parte de los índices de mortalidad materna en la Ciudad de México. Zoila es una de las 4 mil 54 embarazadas que nunca habían tenido atención médica prenatal en la Ciudad de México en el último año y que fueron detectadas a través del programa “Médico en tu casa”, según la Secretaría de Salud capitalina. Armando Ahued, titular de la dependencia, informó que la mayoría de estos casos corresponden a mujeres menores de edad con dos y nueve meses de gestación y viven en zonas de alta y muy alta marginalidad de las delegaciones Iztapalapa y Gustavo A. Madero. “La gran mayoría de las mujeres que encontramos sin control prenatal son menores de edad que lamentablemente se embarazaron, incluso muchas viven en casa del novio, de la pareja, porque se salieron de su casa y viven con la suegra y no han acudido a checarse”, explicó en conferencia. Las menores de edad embarazadas, detalló, tienen cuatro veces más riesgo de morir que aquellas mayores de 18 años, debido a sus características fisiológicas como estrechez de cadera, entre otras. El funcionario agregó que, de acuerdo con el programa, cuando estos casos son detectados se canalizan a los centros de salud o a los hospitales especializados, según se requiera. Además, se les entrega una “canasta nutricional” que contiene alimentos básicos y ácido fólico que deben consumir durante la gestación. Ésta se les da cada mes cuando acuden a su cita de control prenatal. Según el titular de la Sedesa, es una manera de “incentivar” a que no abandonen el seguimiento médico de su embarazo. Datos de la dependencia indican que en el último año se han entregado mil 398 canastas nutricionales y se han hecho 28 referencias a hospitales de segundo nivel de atención médica, debido a que llegaron al término del embarazo o por factores de riesgo como preeclamsia --hipertensión arterial y proteína en la orina— que ponen en riesgo la vida de la madre y su hijo. Con estas medidas, comentó Ahued Ortega, se ha logrado bajar 40% el índice de mortalidad materna en los hospitales de la red pública del gobierno capitalino. De acuerdo con cifras de la Sedesa, en el 2013 se presentaron 56 muertes maternas en las diferentes instituciones de salud del DF, mientras que en el 2014 van 17. Estos números contrastan, dijo, con los 70 mil nacimientos que se presentan al año, en promedio, en dependencias de la red sanitaria de la Ciudad de México.  

Comentarios