Vecinos hallan osamenta en el Ajusco

martes, 30 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Vecinos del pueblo de Santo Tomás Ajusco  encontraron una osamenta en avanzado estado de descomposición y envuelta en sábanas y ropa. El hallazgo se da un día después de que el secretario de Seguridad Pública capitalina (SSP-DF), Hiram Almeida, festinó los resultados alcanzados en dicha zona a raíz de que se puso en marcha un operativo especial en el que participan policías locales, federales y efectivos del Ejército y de la Marina. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) confirmó el hallazgo que los vecinos reportaron a la policía preventiva vía telefónica. Los restos humanos fueron ubicados en una especie de barranca en el kilómetro 30 de la carretera Picacho-Ajusco. Peritos de la PGJDF levantaron la osamenta y la trasladaron hasta sus laboratorios para realizar los estudios de ADN. El pasado 17 de diciembre el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, anunció la puesta en marcha del Operativo Ajusco, luego de la serie de hechos delictivos que se registraron en la zona, el último de ellos el crimen de un abogado militar. Apenas ayer, el titular de la SSP-DF, Hiram Almeida, declaró que con el despliegue de militares, marinos y policías federales y locales en la zona, aumentó 15% la afluencia de visitantes al Ajusco. El funcionario agregó que desde que se lanzó el operativo no se ha hecho ninguna detención en la zona y que los pobladores no se han acercado a las autoridades para presentar alguna denuncia. De hecho, aseguró que la tendencia en homicidios dolosos “sigue a la baja y trabajaremos para llegar al cero”. Este martes, peritos de la Fiscalía Especializada en Homicidios de la PGJDF hablaron de la posibilidad de que la cabeza hallada en el pueblo de Santo Tomás Ajusco sea la de Álvaro Ezequiel Sánchez, cuyo cuerpo torturado, decapitado y sin brazo derecho fue encontrado el pasado 11 de diciembre en su casa, en el kilómetro 16+700 de la carretera Picacho-Ajusco, en la misma localidad. Antes de su muerte, el abogado exmilitar de 78 años denunció la presencia de una banda de extorsionadores y robacoches en la zona alta del Ajusco.

Comentarios