Preparatoriano del DF acusa que fue 'levantado', golpeado y amenazado

martes, 9 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El mismo modus operandi que se usó para “levantar” al alumno de Filosofía de la UNAM, Sandino Bucio, se repitió el lunes pasado con Julio Reynoso Bustamante, estudiante del Instituto de Educación Media Superior (IEMS) plantel “Ricardo Flores Magón”. Alrededor de las 19:40 horas del lunes pasado, el joven fue “levantado” en la calle de Nezahualpilli casi esquina con Cora, en las inmediaciones del Estadio Azteca, cerca de donde se encuentra su escuela. Un sujeto que describió como “de estatura alta” lo tomó por detrás y lo obligó a subir a la cajuela de un automóvil gris particular que traía una torreta. Con el sujeto iban otros tres, dos de ellos vestidos de policías preventivos, según el estudiante. Lo golpearon, lo amenazaron, le dijeron que sabían quién era, que ya “le bajara” y que a la siguiente irían por él y su familia. Con un embudo lo obligaron a beber alcohol y pasada la medianoche lo soltaron en las inmediaciones de Plaza Aragón, donde solicitó ayuda de vecinos para llamar a su casa. Según se informó a través de la cuenta de Facebook de “Fuerza Estudiantil IEMS Oficial”, cuando Julio logró comunicarse con sus familiares, se trasladó en taxi a su casa y de ahí dos representantes de derechos humanos lo acompañaron a levantar una denuncia ante la Fiscalía Antisecuestro, misma que quedó integrada con el número de averiguación FCY/COY-4/TI/02113/14-12. María Mónica Ramírez Vázquez, secretaria general del Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior (SUTIEMS), también acompañó a Julio, su madre y los representantes de derechos humanos a presentar la denuncia por privación ilegal de la libertad. En ella Julio relató que pudo mandar mensajes por WhatsApp desde su celular porque al “levantarlo” sus captores no se lo quitaron. Sin embargo, después de traerlo durante aproximadamente una hora en la cajuela, lo sacaron y lo pasaron al asiento delantero. Todo el tiempo, según relató, lo tuvieron con la cabeza agachada y le dijeron que dejara de participar en las marchas o “iban a ir en contra de mi familia o en mi contra”. Luego lo despojaron de su celular y lo dejaron botado en la zona de descarga de Plaza Aragón. Según Karla Hernández Santoyo, secretaria general de prensa del SUTIEMS, Julio ha participado en las protestas por Ayotzinapa. “Ese es el común referente, el tema que comparten estas detenciones arbitrarias”, fustigó. Mediante un comunicado el IEMS pidió a las autoridades “el esclarecimiento de lo sucedido y deslindar responsabilidades de estas acciones que afectan el correcto funcionamiento de nuestra institución”.  

Comentarios