Debe pagar constructora si hay "vicios ocultos" en Línea 12: Ebrard

miércoles, 12 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Marcelo Ebrard, exjefe de Gobierno del Distrito Federal, aseguró que la Línea 12 del Metro se inauguró bajo la certificación de seguridad de un consorcio internacional, aunque acotó que si se encuentran “vicios ocultos” en la obra, los debe cubrir la empresa constructora, no el gobierno capitalino. En medio del caos entre los pasajeros ocasionado por la suspensión del servicio a partir de hoy en un tramo de la Línea 12 del Metro, obra magna de su administración, el exfuncionario interrumpió su gira proselitista por el norte del país –rumbo a las elecciones de la presidencia del PRD– y regresó a la ciudad para aclarar las acusaciones en contra de su administración. Incluso, dijo estar dispuesto a colaborar en las investigaciones. Desde el año pasado, la Línea Dorada ya tenía sólidos indicios de irregularidades graves en su construcción, pero hasta hace unos días fueron ventiladas, y ayer el director del SCT, Joel Ortega Cuevas, anunció el cierre de 12 de las 20 estaciones para su reparación que se llevará, al menos, seis meses. En conferencia de prensa en sus oficinas de la colonia Condesa, las mismas que utilizaba cuando era mandatario local, este miércoles Ebrard Casaubón rechazó que durante el proceso de construcción de la Línea Dorada fuera notificado de que las ruedas de los trenes comprados no eran compatibles con los rieles o las vías colocadas, como acusó Alonso Quintana, director general de ICA, empresa encargada de la obra. En entrevista con Radio Red, Quintana se deslindó hoy de las fallas que derivaron en el cierre temporal de más de la mitad de las estaciones de la Línea 12, mismas que atribuyó a la incompatibilidad de los trenes con las vías. El empresario dijo estar tranquilo porque entregaron la obra “en perfectas condiciones”, y afirmó que tienen la disposición para reparar las fallas aunque ellos no las hayan generado. Quintana señaló que las fallas empezaron porque los trenes son incompatibles con las vías, es decir, que sus ruedas no encajan en los rieles y eso es lo que genera el inusual desgaste. Según su dicho, los convoyes fueron adquiriros con posterioridad a la entrega de las obras de la línea, pero reiteró que están en disposición de arreglar los imperfectos y darle el mantenimiento necesario a la línea. Consorcio internacional certificó la obra En la conferencia, Marcelo Ebrard reviró estas acusaciones. Aseguró que el consorcio líder en consultoría e ingeniería en transporte, formado por las empresas DB International Gmbh, ILF Beratende Ingenieure AG, Tüv Süd Rail Gmbh y Hamburg Consult Gmbh, certificó la operación de los sistemas de señalización, pilotaje automático, mando centralizado, energía eléctrica en alta tensión, subestación eléctrica de alta tensión, subestaciones de rectificación, distribución, tracción, telefonía de trenes y vías antes de que la línea comenzara su operación. “Es impensable y falso que se haya puesto en operación sin contar con una certificación”, dijo. Incluso, presentó fotocopias de los certificados que estas empresas le entregaron el mismo 30 de octubre de 2012, cuando se puso en operación la línea para ir de Tláhuac a Mixcoac y transportar a casi medio millón pasajeros al día. Ebrard Casaubón recordó que durante varios meses se hicieron pruebas de los trenes y que nunca nadie le informó que había incompatibilidad. “Desconozco si existe esa información y a quién se la hicieron saber”, se desmarcó. Además de la certificación internacional, recordó que la obra estuvo supervisada por empresas e instituciones de investigación como el Instituto de Ingeniería de la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional (IPN). De hecho, argumentó, la Línea Dorada estuvo sujeta a 10 auditorías hechas por diferentes órganos externos, incluyendo la Auditoría Superior de la Federación que, por sí sola, realizó la mitad de ellas. Las otras estuvieron a cargo de la Contaduría Mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa. También dijo que todas las recomendaciones derivadas de los estudios “fueron atendidas en su totalidad en tiempo y forma por el gobierno capitalino”. Con estos argumentos, Marcelo Ebrard aseguró que no evade ninguna responsabilidad ante la polémica ocasionada por el anuncio que ayer dio el actual director del Metro, Joel Ortega. De hecho, se puso “a disposición, así como todo el acervo (240 mil copias de documentos, estimaciones y los trabajos de cinco años en la Línea 12) para coadyuvar a que el mantenimiento mayor en curso sea exitoso y, a la brevedad, pueda recuperar su servicio normal”. Esos documentos, dijo, los tiene el actual gobierno capitalino. Y por si quedaba duda, recordó: “Nosotros salimos, el de la voz y el director del Metro (entonces Francisco Bojórquez) el 5 de diciembre de 2012. Después de esa fecha nadie tiene que hablarnos para decirnos nada, a menos de que se nos hable para decir ‘Ustedes tienen que explicar tal o cual cosa’”. Ebrard aclaró que quien sí puede responder a todas las observaciones de las fallas –“si lo dejan hablar”— es el director del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, pues él permaneció en su cargo a la entrada de la nueva administración, pues el contrato tiene un año de garantía “y tiene que estar ahí hasta la liquidación de este proyecto que, por cierto, todavía no ocurre”. Sobre estas fallas que ayer señaló Joel Ortega –quien fuera secretario de Seguridad Pública en su administración y hoy es director de STC Metro–, Marcelo Ebrard aclaró que si se trata de “vicios ocultos” o desperfectos que se hacen visibles sólo después de que la obra se pone en funcionamiento, éstas deben ser reparadas por la empresa constructora –ICA–, pues están incluidas en la garantía de dos años, hasta el 2015. “No estoy tratando de decir ‘no es mi responsabilidad’. Lo que estoy tratando de informarles es cómo es que se hizo esto y cómo se inició la operación de la Línea”, reiteró. Según el contrato de la Línea 12, el GDF puede acceder a mil 758 millones de pesos para poder resolver los “vicios ocultos” detectados en la Línea 12 del Metro. Según información de Milenio, hay una fianza por 10% del monto establecido en el contrato denominado Proyecto integral a precio alzado y tiempo determinado para la construcción de la Línea 12 Tláhuac-Mixcoac del Sistema de Transporte Colectivo Metro, que fue de 17 mil 583 millones 500 mil pesos. “Pleito con el consorcio” Ebrard fue cuestionado sobre si en la reunión que tuvo días atrás con el actual jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, éste le comentó de los problemas detectados en la línea. “Hablamos 80% sobre otros asuntos que no tienen que ver con la Línea 12, pero no me dijo que se iba a cerrar la línea, ni nada de esto. Yo no estaba enterado de esto… Me comentó que tenían diferencias con el consorcio, pero hasta ahí”, contó. Incluso, le dio su respaldo: “Si el jefe de Gobierno tiene elementos, que yo no tengo, pero él sí los tiene, para ordenar que se suspenda el servicio para reparar o cambiar cosas para garantizar la seguridad de los usuarios, pues lo debemos respaldar. Lo primero es la seguridad de las personas que están usando la línea". También se le preguntó si consideraba que la decisión de parar la operación llevaba tintes políticos para manchar su imagen, ahora que busca la presidencia del PRD, expuso. “Yo no podría ni debería, ni es mi intención, decir que esto se debe a un objeto político. No lo creo, no es mi convicción. Que va a haber gente que le va a encantar, eso es otra cosa, pero que el motivo de esto sea un objetivo político específico, ahorita en marzo porque va a ser la renovación del PRD, no lo veo yo así, no tengo elementos para ello", concluyó. El deslinde La Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal (SOSF) de plano se deslindó de la construcción de la obra y responsabilizó directamente de ello la Dirección del Proyecto Metro, a cargo de Enrique Horcasitas Manjarrez. “No hemos construido. No tuvimos que ver con Línea 12. Lo que sigue después de eso, sí. Ahí daremos cuenta, pero hasta ahorita no”, afirmó el titular de la dependencia, Alfredo Hernández, en entrevista al acudir a la ALDF para dar los pormenores de las obras en Circuito Interior. Hernández afirmó que será la misma Dirección Proyecto Metro la que se encargue de los trabajos de reparación en la Línea 12, aunque sí acompañarán en los temas técnicos. De lo que sí se hará cargo la SOSDF, dijo, es de la ampliación de la Línea 12, que irá de Mixcoac a Observatorio.

Comentarios