Detectan otra caverna debajo de calle en la Álvaro Obregón

martes, 1 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La caverna encontrada en los alrededores del Metro Observatorio el 16 de marzo pasado no es más que una de las tantas que existen en la delegación Álvaro Obregón, al poniente de la Ciudad de México.          A sólo unos kilómetros de la lujosa zona comercial de Santa Fe, personal de la delegación localizó en octubre de 2013 una mina en la calle Hermenegildo Galeana, colonia Jalalpa de Tepito. La oquedad recién descubierta se encuentra debajo de unas 25 viviendas donde habitan más de 200 personas, entre niños y adultos mayores, aunque según las autoridades, no es necesaria su reubicación. Se calcula que está a ocho metros de profundidad de la calle y tiene unos 60 metros de longitud. “Tiene las dimensiones de una alberca olímpica de 100 metros de longitud y para rellenarla se necesitan unos 500 camiones de material de volteo”, ejemplificó el jefe delegacional, Leonel Luna. Luego de bajar a inspeccionar la mina, explicó que ésta se formó en la década de los años 50 debido a la extracción de arena y grava usada para construir en el centro de la ciudad. Así se generaron las minas que hoy mantienen en riesgo a cerca de 80% de los habitantes de la delegación. El funcionario informó que los trabajos de relleno empezarán la próxima semana con la colocación de costales de tepetate, inyección de concreto líquido y bentonita, para evitar que continúe el proceso de erosión. Durarán alrededor de cuatro meses y se requerirá una inversión de al menos 200 millones de pesos. Mujeres y hombres que viven en la zona expresaron su miedo a vivir con la incertidumbre de que un día sus casas se puedan hundir. “Cuando tiembla se oye refeo, las paredes truenan como chicharrón y a las casas les salen grietas”, dijo Laura Carmona. Como ellas, miles de personas viven el riesgo, mayor o menor, pero latente en la delegación. Según Leonel Luna, en esta demarcación se tienen detectadas al menos unas 15 minas de diferentes dimensiones, algunas de hasta 1.5 kilómetros de longitud y de dos niveles. Están debajo de 36 colonias en donde viven alrededor de 150 mil personas. La detección de las minas se logra a través del monitoreo permanente que hacen especialistas en Geofísica y Mecánica de Suelos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El jefe delegacional dijo que no en todos los casos hay riesgo alto o necesidad de desalojo y reubicación de las familias. Sin embargo, comentó que se necesitan al menos 7 mil millones de pesos para la mitigación de los riesgos, así como para la construcción de muros de contención, relleno de minas, reubicación de familias, canalización de aguas pluviales y demás infraestructura que disminuya el riesgo. Luna Estrada explicó que desde hace tres administraciones se ha pedido a la Secretaría de Gobernación la aportación de recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), pero que hasta ahora no se ha obtenido respuesta positiva. El pasado 16 de marzo el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) informó de la detección de una caverna de 14 metros de profundidad, justo al lado de la Central de Autobuses de Observatorio. Las autoridades explicaron que “el tubo del drenaje se fracturó por los asentamientos del subsuelo hace varios años, y desde entonces se escurre el agua, que ha arrastrado arena y tierra hasta formar esta gran caverna".  

Comentarios

Otras Noticias