Fallas en Línea 12, multifactoriales: empresa supervisora

viernes, 11 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Gerardo Ferrando Bravo, director de la Consultoría Integral de Ingeniería (CONIISA), la empresa supervisora de la obra electromecánica de la Línea 12, aseguró que las fallas que surgieron un mes antes de su inauguración se atendieron a tiempo, pero admitió que "el deterioro del sistema de vías y en trenes se siguió presentando cada vez de manera más intensa". En su comparecencia ante la Comisión de Investigación de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) el directivo que alguna vez dirigió el Sistema de Transporte Colectivo (STC) agregó que el 30 de septiembre de 2012 –un mes antes la inauguración— alertaron a las autoridades del Metro sobre el desgaste anormal en las curvas 11 y 12 de la línea. En la bitácora número 1373 pidieron al consorcio constructor –ICA, Carso, Alstom— elaborar un dictamen del problema. Luego, hubo mesas de trabajo con todos los entes involucrados para revisar las fallas y se ahí se aprobó la sustitución de 900 metros de riel para recuperar la geometría de la vía conforme las instrucciones del Proyecto Metro del DF. Después “hubo situaciones anormales del desgaste que deterioraron vías, durmientes, balastos, pero estos estuvieron atendidos de manera permanente”. Sin embargo, el deterioro continuó con más intensidad. El también director del Sistema de Transporte Colectivo (STC) de 1984 a 1992 aseguró que durante la construcción de la línea se observó que “el riel era adecuado, la instalación era adecuada, pero a partir de agosto (de 2012, cuando iniciaron los recorridos familiares) se empieza a presentar el fenómeno”. Insistió: "Desde esa fechas y hasta el 11 de marzo del 2014, cuando se suspendió el servicio en 11 estaciones, de manera permanente se realizaron acciones de mantenimiento para resolver el desgaste ondulatorio", pero "el deterioro del sistema de vías y en trenes se siguió presentando cada vez de manera más intensa". Según su opinión, “hoy hay suficientes evidencias para orientar que el problema se da entre la interacción del tren y la vía. Eso es lo que hay que investigar”. Los empresarios se deslindaron de los problemas que presentan los trenes pues aclararon que en esa parte de la obra no tuvieron ninguna influencia. “El error puede estar en todos los elementos que se vinculan, en tren, vía, viaducto elevado. Todo esto hay que analizar, las relaciones que hay en todos estos elementos” para determinar las causas del problema y su solución, aseguraron. Luego, aplaudieron la propuesta que ayer presentó el consorcio constructor a la Secretaría de Obras para rehabilitar la línea, pero aclararon que ésta última es quien tiene la última palabra para decidir la recuperación de la Línea Dorada.

Comentarios