Regulan sueldos en el DF; ningún funcionario ganará más que Mancera

jueves, 1 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó la Ley de Remuneraciones, Sueldos y Salarios de los Servidores Públicos del Distrito Federal que establece que ningún funcionario local puede devengar un salario mayor al del jefe de Gobierno capitalino. En el último día de sesiones del periodo ordinario, los diputados aprobaron la nueva legislación que surtirá efecto en el momento en que se renueven los cargos de los diferentes órganos de la administración pública. De acuerdo con el dictamen aprobado, ningún servidor público deberá ganar un sueldo igual o mayor que su superior jerárquico, excepto si el excedente es por realizar varios empleos y la remuneración es resultado de las condiciones generales de trabajo que se hagan por una labor técnica calificada o especializada. El documento aclara que los servidores públicos que a la entrada en vigor de esa disposición tengan una remuneración salarial igual o mayor a la del jefe de Gobierno, podrán seguir cobrándola hasta que termine su mandato público. Los que lleguen después ya recibirán una paga menor. Actualmente el sueldo del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, asciende a 54 salarios mínimos, es decir, 104 mil 911.2 pesos brutos o, bien, 75 mil 52 pesos netos ya con las deducciones incluidas, según el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Distrito Federal 2014. La nueva disposición legal aprobada por los diputados incluyó a los comisionados ciudadanos del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal (InfoDF), quienes actualmente tienen un sueldo bruto mensual de 156 mil 608.38 pesos. Esa cantidad representa 51 mil 697.18 pesos más que la percepción en el mismo rango del jefe de Gobierno. El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) también fue incluido en esta nueva ley. Hoy, los consejeros electorales ganan 176 mil 773.88 pesos como salario bruto mensual; es decir, 71 mil 862.68 pesos más que Mancera. En el Tribunal Electoral del DF (TEDF), organismo que también fue considerado en la nueva ley, el magistrado presidente gana 190 mil 459.84 pesos como salario mensual bruto y los otros cuatro magistrados electorales 187 mil 9.4 pesos. Ello hace una diferencia de 85 mil 548.64 y 82 mil 98.2 pesos, respectivamente más que el salario mensual bruto del mandatario local. Los titulares de órganos autónomos como la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el Tribunal de lo Contencioso y Administrativo y la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, también fueron incluidos en la nueva disposición y en cuanto termine su actual encargo, deberán ajustar sus salarios. Ponen candado para el TSJDF El sueldo bruto mensual del presidente del Tribunal Superior de Justicia del DF (TSJDF) es de 149 mil 302.18 pesos, 44 mil 390.98 pesos más que el del jefe de Gobierno. En este caso, el dictamen aprobado de la Ley de Remuneraciones, Sueldos y Salarios de los Servidores Públicos del Distrito Federal incluyó un artículo transitorio que, a manera de “candado”, detalla: “Los magistrados y jueces del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal deberán fijar sus retribuciones, y percepciones a lo establecido en el Artículo 3o Transitorio del Decreto por el que se reforman y adicionan los Artículos 75, 115, 116, 122, 123 Y 127 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Y a lo establecido en la fracción XXXIV del artículo 2 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria”. Este último, en su fracción tercera señala que a partir del ejercicio fiscal del año siguiente a aquél en que haya entrado en vigor el presente Decreto, las percepciones de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), los magistrados de Circuito, los jueces de Distrito, los consejeros de la Judicatura Federal (CJF), los integrantes del Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE, hoy INE) y los magistrados y jueces de los Poderes Judiciales Estatales, que actualmente estén en funciones, se sujetarán a tres disposiciones: La primera se refiere a que las retribuciones nominales señaladas en los presupuestos vigentes superiores al monto máximo previsto en la base II del artículo 127 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se mantendrán durante el tiempo que dure su encargo. La segunda detalla que las remuneraciones adicionales a las nominales, tales como gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones, y cualquier remuneración en dinero o especie, sólo se podrán mantener en la medida en que la remuneración total no exceda el máximo establecido en la base II del artículo 127 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Y la tercera indica que “los incrementos a las retribuciones nominales o adicionales sólo podrán realizarse si la remuneración total no excede el monto máximo antes referido”. Según un comunicado emitido por el diputado del PRD, Víctor Hugo Lobo, --promotor del dictamen aprobado—la nueva ley es “un parteaguas” en la administración pues “establece mecanismos que impiden excesos, eludiendo la aplicación de la justicia distributiva, la austeridad e invalidan los controles efectivos del gasto”.

Comentarios