Autos con 15 años de antigüedad dejarán de circular dos veces a la semana

miércoles, 18 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- A partir del 1 de julio entrarán en vigor las reformas al programa Hoy No Circula que restringirán aún más la circulación vehicular en la Ciudad de México. Con el objetivo de reducir 11% anual los niveles de contaminación ---que ya es un problema de salud pública en la Ciudad de México, según el premio Nobel de Química, Mario Molina---, el gobierno del DF dispuso que los autos con más de 15 años de antigüedad (calcomanía 2) dejarán de circular dos veces a la semana: El día que ya les corresponde por la calcomanía de verificación, además de todos los sábados. En este rubro se incluyen los autos con placas foráneas y federales y se mantiene la restricción de circular entre las cinco y las 11 de la mañana. Para los coches que tienen entre 9 y 14 años de uso, la medida implica que dejen de circular dos sábados al mes: Los que tienen placas terminación par les tocará el segundo y cuarto sábado; los impares lo harán el primero y el tercero del mes. Del nuevo Hoy no Circula quedan exentos los vehículos eléctricos e híbridos, así como las calcomanías “doble cero” que portan los autos nuevos y de hasta dos años, y “cero” de dos a ocho años. Luego de al menos tres precontingencias ambientales decretadas en lo que va del año en la ciudad --20 de febrero, 20 de marzo y 9 de mayo--, Miguel Ángel Mancera anunció que con esta medida dejarán de circular al día 560 mil vehículos, apenas unos 190 mil menos que los 370 mil que hoy implica el programa. En el DF y la zona conurbada circulan diariamente alrededor de cinco millones de automotores. Agregó que con esta medida se reducirán 11% anual los niveles de contaminación que actualmente aquejan a la salud de más de 29 millones de habitantes de la metrópoli, una cuarta parte de la población total del país. El gobierno capitalino, añadió, se encargará de revisar los autobuses de transporte escolar para que tengan filtros anticontaminantes y se ampliarán los sistemas de monitoreo móvil. El acuerdo también implica la homologación de la verificación vehicular y los hologramas en Puebla, Morelos, Tlaxcala, Estado de México y DF, aunque cada entidad pondrá sus propias tarifas. También se respetará la emisión de las placas y se reforzará el sistema de control. El anuncio se hizo en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde estuvieron presentes Mario Molina, Premio Nobel de Química y preside el Comité Científico Asesor de la Comisión Ambiental Metropolitana (CAMe) y el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud, así como los gobernadores de Morelos, Graco Ramírez, y de Puebla, Rafael Moreno Valle; el secretario general del gobierno del Estado de México, José Manzur Quiroga, y Francisco Barnés Regueiro, coordinador ejecutivo de la CAMe. El Programa Hoy No Circula se instaló en el DF en 1990, pero al paso del tiempo ha tenido varias modificaciones. Una de ellas se debió a que los habitantes de la ciudad compraron un segundo auto para transportarse el día en que no podía salir el primero. Peligro de salud pública Durante la presentación del nuevo Hoy No Circula, el Premio Nobel de Química, Mario Molina, alertó que en la Ciudad de México la contaminación del aire ya se volvió un problema de salud pública que afecta principalmente el desarrollo pulmonar de los niños y hasta su capacidad de aprender. “Es un problema de salud pública; resulta que la calidad del aire sí tiene impactos importantes en la salud de la población, inclusive hay mortalidad inducida, podemos calcular cuánta gente muere por el hecho de respirar aire que no sea saludable”, dijo. Explicó que las altas concentraciones de ozono y micropartículas agravan el asma, así como las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Resulta urgente, consideró, mejorar la calidad de transporte público y hacerlo “cada vez más atractivo para que haya competencia con el uso del automóvil particular”. Luego, criticó que aún circulen camiones a diesel que generan hollín negro, “es lo que es más preocupante desde el punto de vista de salud pública, porque las partículas penetran en los pulmones y es lo que causa más mortalidad”. También mencionó la necesidad de tener un desarrollo urbano adecuado y de generar medidas más enérgicas para que los duelos de los vehículos se las “arreglen” para pasar las verificaciones. Según estudios y análisis hechos por autoridades sanitarias y ambientales, los vehículos automotores generan 50% de las emisiones que impactan la calidad del aire, así como las altas concentraciones de ozono y partículas PM10 y PM2.5 que agravan las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Los cálculos advierten que si no se toman medidas para disminuir la polución, se podrían incrementar 70% los casos de bronquitis, 80% los de neumonía y 10% los síntomas de asma en niños.

Comentarios