Ofrece Mancera erradicar la corrupción en la Setravi

lunes, 14 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Con la promesa de privilegiar al peatón, garantizar el derecho humano a la movilidad “accesible, segura y eficiente” y terminar con “la sombra” de la corrupción en la Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi), el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, promulgó la Ley de Movilidad del Distrito Federal. A dos meses y medio de su aprobación en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) –con 50 votos a favor–, el gobierno capitalino oficializó este lunes las reformas legislativas que cambian el nombre a la Setravi por la Secretaría de Movilidad (Semovi). “Queremos hacer desde ahora compromisos con ustedes, porque debemos construir un órgano regulador de transporte, debemos de luchar contra la corrupción, porque esa siempre ha sido la sombra que ha estado pesando sobre la otrora Setravi, vamos a trabajar para que esta Secretaría de Movilidad tenga procedimientos más transparentes, más expeditos, para que no pueda haber este tipo de señalamientos”, dijo el mandatario en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. La nueva ley ordena la creación del Órgano Regulador del Transporte y un Centro de Gestión y Movilidad, así como el desarrollo de un programa integral de movilidad que genere un esquema de seguridad que dé preferencia a los peatones por encima de los automóviles. También da prioridad a ciclistas y motociclistas. Mancera Espinosa anunció que este programa incluye la construcción de cinco corredores de transporte público en los siguientes recorridos: Toreo-Buenavista, Pantitlán-Cuatro Caminos, Peñón-San Isidro, Metro Aeropuerto-Av. 5 Ermita, y Metro Tasqueña-UAM Xochimilco. Además se construirá la Línea 6 del Metrobús de El Rosario a Aragón –en los próximos 15 días inicia la obra– y se ampliará la Línea 4 del Metro de Santa Anita a la Central de Abasto. También anunció la construcción de más ciclovías y banquetas, la renovación del parque vehicular de camiones de basura –que datan de 1972–, una nueva ruta de transporte en la Central de Abasto y un “gran acuerdo” con transportistas de la capital. La nueva ley implica también reformas al Reglamento de Tránsito Metropolitano para hacer obligatorio un examen de manejo para obtener la licencia de conducir –y, con ello, disminuir los índices de accidentes viales– y contar con un seguro de daños a terceros para garantizar la atención médica inmediata de cualquier implicado. También incluye sanciones más severas a los infractores, la obligatoriedad de programas para promover la cultura de vialidad y de expedir reglamentos para el transporte de pasajeros y de carga. Acompañado de los integrantes de su gabinete, legisladores locales y federales y jefes delegacionales, Mancera Espinosa llamó al gobierno federal para encontrar líneas de apoyo que mejoren los sistemas de transporte en la megalópolis. Destacó que dicha ley se hizo con el análisis y acuerdo de las fuerzas políticas de la ciudad, la ciudadanía, organizaciones no gubernamentales y expertos en la materia durante un año y medio de trabajo. El secretario de Movilidad, Rufino León, informó que se creará un programa de “Ley Vial” para coordinar “acciones transversales para reducir accidentes de tránsito”. La dependencia también promoverá la figura de “Impacto de movilidad” que obligará a los desarrolladores inmobiliarios a cumplir con medidas compensatorias que mitiguen los “efectos negativos” que generen con sus construcciones. La nueva ley también destaca a las motocicletas como medio de transporte alterno y ordena el impulso de espacios para su estacionamiento en edificios, espacios públicos y áreas de transferencia para el transporte. Pendientes La diputada local del PAN, Laura Ballesteros, integrante de la Comisión de Movilidad, Transporte y Vialidad de la ALDF, dijo que luego de la promulgación de la ley, el siguiente paso es trabajar con la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del DF para emitir los distintos reglamentos como el de Movilidad y el nuevo de Tránsito Metropolitano. En este último, dijo, el peatón será la prioridad, seguido del ciclista, el usuario del transporte público y el usuario de automóvil. Mencionó que deberá establecer velocidades máximas de 30 kilómetros por hora en vialidades secundarias y de 50 en vías rápidas para evitar accidentes fatales. El siguiente reto, dijo la legisladora, conseguir presupuesto federal y metropolitano –mil millones de pesos anuales– para generar infraestructura como banquetas, cruceros seguros, luminarias, señalizaciones, ciclovías y biciestacionamientos. Además, se deben hacer modificaciones al Código Penal del DF en cuanto a las penas previstas para quienes cometan lesiones u homicidio culposo en hechos de tránsito, incluyendo los casos de abandono de la víctima y cuando el conductor va en estado de ebriedad. Incluso, deberá haber cambios a la Ley de Salud del DF para obligar a quienes prestan el servicio público del transporte de pasajeros a contar con medidas de seguridad e higiene y obtener una licencia sanitaria.

Comentarios