Ebrard reta a Mancera a debate público sobre irregularidades en la Línea 12

miércoles, 10 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Marcelo Ebrard, exjefe de Gobierno del Distrito Federal, "invitó respetuosamente" a su sucesor, Miguel Ángel Mancera, a tener un "encuentro público para que a la ciudadanía le quede claro" qué ocurrió con las fallas en la Línea 12 del Metro. En una breve conferencia en la que no aceptó preguntas, Ebrard Casaubón cuestionó el informe que ayer presentó el contralor general del DF, Hiram Almeida. Refutó que el gobierno del Distrito Federal no aclaró cuáles fueron los supuestos sobreprecios de la obra. Rechazó que exista un desvío de recursos de 489 millones de pesos. Se trata, dijo, “del viejo problema” con la Secretaría de la Función Pública que, según él, ya quedó aclarado. "Es un diferendo, no es un desvío", aclaró. A propósito de las sanciones por la recepción preliminar de la obra el 30 de octubre de 2012, -caso por el que el exdirector del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, fue inhabilitado 20 años para trabajar en el servicio público-, Ebrard señaló que la actual administración olvidó mencionar que el 8 de julio de 2013 firmó la recepción "definitiva" de la obra. Para ese entonces, el director del Metro era Joel Ortega. El exjefe de gobierno capitalino defendió la obra al mencionar que ha sido objeto de más de once auditorías, tanto del gobierno federal como del local, incluyendo las de la Contaduría Mayor de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y otros organismos autónomos. "En ninguna de ellos se reportó desvió o sobreprecio. ¿Cómo se va a resolver esto? Se va a tener que probar en tribunales", advirtió. Además, criticó que en el informe difundido ayer por la Contraloría General del DF no se precisó quiénes son responsables de las fallas en la operación y mantenimiento de la línea 12 de Metro. Tampoco fue aclarado por qué se recibió ni por qué se operó más de un año con estas supuestas irregularidades. Se defendió: "Quiero decir, con la frente en alto que jamás he yo decidido, promovido o aceptado actos de corrupción en mi administración. Nunca, por eso estoy aquí y doy la cara. Los funcionarios que son corruptos no dan la cara, no exigen transparencia ni andan deambulando en la vía pública". Luego, lanzó un planteamiento a Miguel Ángel Mancera: "Si hay alguna imputación que hacerme por corrupción, que la haga, tal vez que se aclare ahora que viene su informe de gobierno, y que se actúe conforme a derecho, independientemente de que lo considere mi excompañero de trabajo o independientemente de consideraciones políticas, porque como ustedes saben, en la contienda por el PRD estamos en bandos contrarios". Ebrard recordó un discurso de Mancera cuando fungía como procurador de justicia del DF: "Él decía que los instrumentos de la justicia son para hacer justicia, no para hacer política. Es decir, que se aplique la ley, que haya justicia, que no haya impunidad, pero que tampoco se usen los instrumentos para desprestigiar o destruir". Por último, aclaró que hasta ahora no ha sido llamado a comparecer por autoridad alguna y no está sujeto a procedimientos administrativos o panales "pero tengo una responsabilidad con la ciudadanía". -¿Va a solicitar algún amparo?, se le preguntó mientras se retiraba. -Todavía no -respondió.

Comentarios