En informe 'alegre', Mancera elogia a Peña y dice que "no gobierna para las encuestas"

miércoles, 17 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Un día de campo fue el que tuvo el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, en su paso por la Asamblea Legislativa. Sin oposición alguna, el mandatario capitalino se dio el lujo de reconocer el trabajo del presidente Enrique Peña Nieto y de asumir el costo político de acciones impopulares, como el endurecimiento del “Hoy No Circula” y la operación a medias de la Línea 12 del Metro. Aún más, definió a su gobierno como de “izquierda responsable”. Arropado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y 14 gobernadores invitados, Mancera Espinosa elogió el anuncio de Peña Nieto en su Segundo Informe sobre la edificación de obras de gran calado para la capital del país. El anuncio presidencial, dijo, es el resultado de “la cooperación y coordinación entre los diferentes órdenes de gobierno (...) para transformar los problemas que por años hemos padecido en soluciones a favor del bienestar social”. Luego de asegurar que la construcción del nuevo aeropuerto mejorará el abasto de agua y disminuirá las inundaciones en colonias de las delegaciones Venustiano Carranza, Iztacalco y Gustavo A. Madero, Mancera agradeció a Peña Nieto su apoyo “para establecer las bases de cooperación entre el gobierno federal, el gobierno del Estado de México” y el local para construir 53 kilómetros más del Sistema de Transporte Colectivo Metro (SCT). Al advertir que su gobierno “no milita” –aunque se reconoció de izquierda, “no por una definición conceptual, sino por una vocación intelectual y política reflejada en lo social”–, Mancera avaló los planes presidenciales de comunicar la Ciudad de México con Toluca y Querétaro con la construcción de líneas de trenes interurbanos. Sin atestiguar los posicionamientos de los representantes de los partidos políticos –que prácticamente celebraron su gestión–, el mandatario capitalino reconoció que 2013 fue “un año de decisiones trascendentes (…) algunas difíciles pero también impostergables”; algunas de ellas, admitió, “políticamente costosas”, como lo fue “colaborar en el esfuerzo de la Megalópolis para ampliar el programa Hoy No Circula, o bien el cierre parcial de la Línea 12 de Metro”. Mancera, quien dijo que “no gobierna para las encuestas”, justificó que las medida anteriores respondieron a la urgencia de “proteger la salud y la seguridad” de los capitalinos Sin precisar fechas, dijo sobre la Línea Dorada que dio instrucciones para “trabajar con el máximo esfuerzo” para reanudar el servicio, “así como para aplicar la ley a quienes corresponda en el estricto marco del estado de derecho”. Sobre el endurecimiento del “Hoy No Circula” recordó que “se generó y acordó en el marco de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, en la que participan, además del gobierno federal, seis entidades federativas”. Mancera insistió en la propuesta que ha impulsado de incrementar los minisalarios, y enseguida anunció el aumento de 32% al ingreso real de los burócratas sindicalizados. Y “en un acto de justicia laboral, anticipó que a partir de 2015 “desaparecerá la figura de contratación de trabajadores eventuales y de honorarios”, dando paso al derecho a la seguridad social, en enero a las mujeres, y en marzo a los hombres. “Menos delitos” Mancera Espinosa dijo creer en “una izquierda responsable que asume los costos naturales del ejercicio de su gobierno (…) una izquierda que sabe que la voluntad popular concede el ejercicio del mandato para resolver problemas, no para generar ni para vivir en disputas, pues aunque éstas puedan generar dividendos políticos, no le benefician a la ciudad”. El jefe de Gobierno también ofreció la numeralia en servicios de salud, educativos, de infraestructura, inversión privada, construcción de vivienda popular, control de deuda pública y captación de impuestos, entre otros. Sin hacer mención a hechos violentos cada vez más frecuentes en la capital, sostuvo que la ciudad tiene una disminución de la comisión de delitos de alto impacto. La ceremonia en la ALDF fue presidida por la perredista Ariadna Montiel, y aunque estaba programada para comenzar a las 9:00 horas, dio inicio con 30 minutos de retraso y siguiendo un formato en el que los legisladores formularon preguntas por escrito luego de fijar sus posturas. Pese a que el evento arrancó con un quórum oficial de 51 diputados, sólo 37 curules estaban ocupadas en principio, entre ellas se contó a tres personas ajenas a la Legislatura: dos asesores del PRI y la esposa del diputado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Paulina Díaz Ordaz, quien permaneció en ese espacio toda la sesión. Las butacas tradicionalmente destinadas para los delegados y miembros del gabinete de Mancera empezaron a ocuparse pasadas las 10 de la mañana, cuando los posicionamientos de los partidos políticos estaban muy avanzados. Los diputados encargados de fijar posturas frente al segundo año de gestión en general carecieron de cuestionamientos, salvo la exigencia del diputado de Movimiento Ciudadano (MC), Cuauhtémoc Velasco, quien pidió “la cabeza” del director del STC-Metro, Joel Ortega. También destacó la intervención del panista Daniel Gómez del Campo Gurza, quien solicitó a Mancera hacer un extrañamiento al gobierno federal por la ocupación del Zócalo como estacionamiento durante el mensaje de Peea Nieto en Palacio Nacional, el 2 de septiembre edo pociamado de Movimiento Ciudadano, Cuauhta: dos asesores del PRI y la esposña Nieto en Palacio Nacional, el martes 2. Fuera de ellos, prácticamente todos los diputados aplaudieron la actuación del jefe de Gobierno. Terminados los discursos partidistas, a las 10:50, la presidenta de la Mesa Directiva, Ariadna Montiel, dictó un receso que duró más de 20 minutos, tiempo en el que las butacas destinadas a funcionarios públicos, delegados e invitados especiales se empezaron a ocupar de forma desordenada. Entre los presentes estaban los fundadores del PRD, Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas, así como el rector de la UNAM, José Narro, quienes ocuparon los sitios de los delegados capitalinos. Además, acudieron personajes como la exsenadora panista Rosy Orozco y el líder del sindicato del Metro, Fernando Espino, quien por algunos minutos conversó con los gobernadores presentes, pese a que tiene una curul como coordinador de la bancada del PRI en la ALDF. Entre los mandatarios estatales destacaron Graco Ramírez, de Morelos; César Duarte, de Chihuahua; Mariano González, de Tlaxcala; Rodrigo Medina, de Nuevo León; Mario López Valdez, de Sinaloa; Eruviel Ávila, del Estado de México, y Egidio Torre, de Tamaulipas. Asimismo, Miguel Alonso Reyes, de Zacatecas; Arturo Núñez, de Tabasco; Rafael Moreno Valle, de Puebla; Guillermo Padrés, de Sonora; Roberto Borge, de Quintana Roo, y Carlos Lozano de Aguascalientes. Aplaude Zambrano “objetividad” de Mancera El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, celebró la “objetividad” del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien en su Segundo Informe, dijo, asumió los costos de las afectaciones a la población por la parálisis de la Línea 12 del Metro y también por el doble Hoy No Circula. “Fue un informe objetivo, un informe que asume los costos de la responsabilidad por las decisiones asumidas que él mismo (Mancera) reconoce que no fueron fáciles en su momento”, indicó en entrevista al salir de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Zambrano hizo un reconocimiento al sucesor de Marcelo Ebrard porque, dijo, se comprometió a consolidar a la ciudad de México como un lugar donde se pueda habitar con plenitud y sea atractiva a la inversión y a la generación de empleos, y “reforzarla como capital social”. “En esto tiene todo nuestro reconocimiento por lo que implican también las tareas en materia de seguridad y todo lo que va socialmente acompañándolo”, añadió. Asimismo, manifestó que se identifica con el jefe de Gobierno por asumir “un papel de izquierda” en la última elección interna del PRD. “Y, desde luego, el posicionamiento político con el que nos identificamos plenamente, por lo menos yo como presidente nacional del PRD y como parte de un partido político que ha consolidado también su presencia nacional en las últimas elecciones, es al asumirse Mancera como un hombre de izquierda progresista, de una izquierda responsable y una izquierda que sabe ser oposición cuando hay que ser oposición y al mismo contribuir con acuerdos en la colaboración”, agregó. El líder perredista también se congratuló por el anuncio que hizo el mandatario capitalino para regularizar a todos los trabajadores de honorarios y eventuales, que siempre –dijo– tienen en vilo su seguridad en el empleo. “Entonces estamos desde luego muy esperanzados, muy satisfechos por su objetividad, y al mismo tiempo (somos) reconocedores de los retos que tenemos enfrente, no nos vamos a cruzar de brazos. Él mismo hizo un llamado a su propio gabinete para que refuercen su compromiso”. En cuanto al debate entre Ebrard y Mancera sobre la Línea 12, consideró que ese asunto debe resolverse absolutamente dentro del marco del derecho. Las investigaciones siguen su curso, aunque hubo un primer  avance muy importante de la contralora del Distrito Federal, que estableció responsabilidades, pero todavía faltan cosas por hacer, sostuvo. “Deben tener las consecuencias que la  propia ley establezca. Me parece que en esto el jefe de Gobierno tiene completamente la razón, y en esto yo lo respaldo porque no se trata de un asunto político, de un debate político con nadie, es un asunto técnico, es un asunto que afecta las finanzas de la ciudad  y que tiene que haber consecuencias para quienes incurrieron en responsabilidad, hasta el más importante que pueda ser, así de sencillo”, remató. (Con información de Rosalía Vergara)  

Comentarios