Desconocíamos que usarían al Zócalo como estacionamiento: GDF

miércoles, 3 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Gobierno del Distrito Federal prácticamente se lavó las manos por la ocupación de la principal plaza pública del país por parte de los invitados especiales al mensaje del presidente Enrique Peña Nieto el pasado martes 2 en el Palacio Nacional. Para salir del paso, Héctor Serrano, el operador político del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, le echó la bolita al secretario de Seguridad Pública del DF (SSP-DF), Jesús Rodríguez Almeida, quien, dijo, tendrá que informar sobre las sanciones que se deberán aplicar a los alrededor de 250 automovilistas -según su cuenta- que ocuparon indebidamente la Plaza de la Constitución. En entrevista, Serrano Cortés aseguró que el gobierno capitalino nunca supo que el Estado Mayor Presidencial daría uso de estacionamiento a la plancha del Zócalo. “El gobierno de la ciudad desconocía que se le iba a dar esa utilidad. Nosotros ayer mismo tratamos de evitarlo, a final de cuentas entendemos la explicación que nos dan: Cuando ya hay una implementación logística que da seguridad a los asistentes es muy difícil mover un protocolo por parte de ellos (el Estado Mayor Presidencial)”, justificó. Explicó que desde finales de agosto el Gobierno del DF acordó con el de la República que éste tomaría el control de la seguridad y el acceso al Zócalo desde el 1 de septiembre hasta el último minuto del 16 de septiembre. “Tenemos minuto a minuto, lo que nos han informado de cómo será utilizada la plancha del Zócalo. En este minuto a minuto, por supuesto, no estaba contemplada que se utilizaría el Zócalo como ayer para estacionar estos vehículos”, dijo. Agregó que mediante las cámaras del sistema de seguridad del GDF se tienen detectados los vehículos con sus respectivas placas para identificarlos, por si se decide aplicar la sanción. El funcionario local justificó la disculpa del vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez, quién ayer reconoció que fue un error y que habría acciones en consecuencia, aunque no detalló cuáles ni cuándo se aplicarían. “Ha sido muy clara la posición del gobierno federal en el sentido de asumir esa responsabilidad… como lo ha dicho el gobierno federal: Situaciones como éstas no pueden volver a repetirse”, aseguró. Continuó con su justificación ante la decisión del gobierno de Peña Nieto: “Cuando la seguridad la toma el gobierno de la República con sus propios elementos, nosotros dejamos que el tema de seguridad lo tomen ellos porque tienen todo un  protocolo. Consideramos que no era conveniente de ninguna manera romper ese protocolo… Tuvimos que evitar vulnerar el protocolo que tenían la seguridad de los asistentes y del propio evento, por eso evidentemente no actuamos en ese momento”. Al final, reconoció: “Cualquier ciudadano que comenta una infracción tiene que ser sancionado”.  

Comentarios