Gobierno del DF busca que gasera repare daños por explosión, en vez de cárcel a culpables

lunes, 2 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, informó que la investigación por la explosión en el Hospital Materno-Infantil de Cuajimalpa podría no derivar necesariamente en acción penal contra los operadores de la empresa Gas Express Nieto. Según su explicación, con el nuevo sistema penal acusatorio, las autoridades capitalinas privilegiarán la reparación del daño ocasionado por la gasera al hospital y a las víctimas. “En el nuevo sistema acusatorio, las consecuencias jurídicas son mucho más claras y encaminadas a que no haya ni prisión preventiva, ni consecuencias únicamente que tengan que ver con la privación de la libertad, sino que van mucho más encaminadas a que haya acuerdos reparatorios con las víctimas”, detalló en conferencia. Mancera comentó que este sistema “obligará” a la Procuraduría General del Justicia del DF “a que llame a todos los que resultaron afectados y que puedan tener una reparación efectiva de su daño en breve plazo”. Esta misma semana, adelantó, se tendrán listos los dictámenes periciales de seguridad industrial, arquitectura e incendios sobre lo ocurrido el pasado 29 de enero en el hospital de Cuajimalpa. Por último, dijo que instruyó a la Consejería Jurídica y a la Secretaría de Protección Civil para coadyuvar con la Secretaría de Energía, encargada de regular el servicio de las pipas de gas, en favor de la seguridad de los capitalinos. Continúan 21 hospitalizados El secretario de Salud, Armando Ahued, informó que cuatro de las 26 personas que permanecían hospitalizadas tras la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, el pasado 29 de enero, fueron dadas de alta este lunes. Restan, dijo, 21 pacientes –10 hombres y 11 mujeres– de los cuales 10 se reportan graves, cuatro de ellos recién nacidos, incluido el que fue trasladado a Galveston, Texas. “Bajamos ya a 21 pacientes de los 72 originales”, dijo en entrevista con Radio Fórmula, aunque reconoció que los 10 que se reportan graves están en peligro de muerte porque presentan quemaduras en más de 60% de la superficie corporal. “La piel nos ayuda a mantener el equilibrio hidroelectrolítico y por supuesto mantener aislada la posibilidad de infecciones, entonces de las complicaciones más severas es un problema de deshidratación de los pacientes. “Aparte la posibilidad de infecciones y obviamente una septicemia o una infección generalizada y por supuesto las temperaturas. La piel también ayuda a regular y a mantener una temperatura adecuada, entonces requiere un manejo muy especializado”, explicó. Ahued Ortega recalcó que se da seguimiento puntual a todos los heridos, víctimas y familiares afectados por la explosión a través de apoyo de psicólogos, rehabilitación y terapias necesarias para su recuperación. Además, comentó que actualmente concentran los esfuerzos en una estrategia integral de atención en salud para la delegación Cuajimalpa, ante la gran cantidad de habitantes en esta región que carece de seguridad social. Dicha estrategia considera la construcción de un hospital general en el predio que ocupaba el hospital Materno Infantil que se derrumbó a consecuencia de la explosión. Según el jefe de Gobierno, la inversión para las nuevas instalaciones podría ser de 500 millones de pesos. El secretario aclaró que los heridos internados en hospitales privados tras la explosión no pagarán nada por su atención, ya que el seguro del Materno Infantil –contratado con Banorte– cubrirá los gastos en una primera instancia, hasta que se determine si la gasera fue la responsable del incidente.

Comentarios