Dan de alta a enfermera que rescató a 20 heridos de hospital de Cuajimalpa

miércoles, 4 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La enfermera Reina Casas Medina, quien rescató a 20 personas del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, y la paciente Guadalupe Castañeda fueron dadas de alta este jueves, con lo que disminuyó a 17 el número de lesionados luego de la explosión, informó el Gobierno del Distrito Federal. Con la salida de la enfermera de 37 años de edad del Hospital Mocel, quedan aún nueve heridos graves –cuatro recién nacidos y cinco adultos– y ocho más en situación estable. El secretario de Salud, Armando Ahued, confirmó que la muerte de la enfermera Mónica Orta Ramírez –ayer por la noche– se debió a las quemaduras en 90% de su cuerpo, particularmente en las vías respiratorias. Ella fue atendida en el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). “Hay una constancia de un médico que le decía ‘ya vámonos’ y ella dijo ‘no puedo dejar a los bebés’ y los sacó. Finalmente perdió la vida por los bebés que había que salvar”, dijo, y la llamó “verdadera heroína”. La enfermera de 35 años tenía tres hijos, de ocho y siete años y otro de seis meses de edad. Ahued Ortega aseguró que el gobierno capitalino se hará cargo de los servicios funerarios y otorgará apoyo psicológico y tanatológico a los familiares de la cuarta víctima mortal de la explosión en el hospital el pasado jueves 29 de enero. Aquella mañana, una enfermera y un menor perdieron la vida en el lugar de la tragedia, mientras que la niña rescatada con vida por un policía murió horas más tarde en el hospital. Sobre la otra enfermera hospitalizada en el INR y el camillero internado en el hospital Rubén Leñero, el funcionario informó que su salud se deteriora ya que tienen 90% por ciento del cuerpo quemado al igual que sus vías respiratorias, además de presentar fallas orgánicas. Analizan rescindir contrato con gasera El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, informó que la Oficialía Mayor y la Secretaría de Salud capitalinas analizan dejar sin efecto el contrato que esta última tiene desde 2007 con la empresa Gas Express Nieto para surtir de combustible a la red de hospitales públicos de la Ciudad de México. Sobre el peritaje de la explosión, dijo que los peritos aún trabajan en él. “El procurador (Rodolfo Ríos) tiene la instrucción de que se eviten suspicacias y que los peritos, los expertos, les expliquen por qué tarda tanto en terminar de descargar una pipa como ésta y por qué tienen que esperar”. El funcionario comentó que se estima construir un hospital de atención básica como el que había antes de la explosión lo que significaría un costo de entre 250 y 300 millones de pesos. La idea, dijo, es que después pueda “ir escalando” a uno general como el del Iztapalapa. Respecto al juicio penal que se sigue por el incidente, Mancera Espinosa insistió en que con base en el nuevo sistema acusatorio “lo fundamental es la reparación de la víctima en preferencia de cualquier tema que tuviera que ver con la privación de la libertad”. No obstante, dijo que la garantía de la reparación del daño a las víctimas “es total”. “Todo lo que tiene que ver con la reparación integral de las víctimas tiene que ser uno a uno. Tienen que ser convenios personales, todos los acuerdos reparatorios deben ser personales, no se puede hacer un paquete, deben ser personales y debe quedar satisfacción”, aseguró.

Comentarios