Avala IEDF candidaturas de "chapulines" partidistas

viernes, 10 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Diputados locales y exfuncionarios del gobierno capitalino que renunciaron a los partidos que los vieron nacer, principalmente al PRD y al PAN, con el fin de conseguir otro cargo público, recibieron el aval del Instituto Electoral del Distrito Electoral (IEDF) para competir con una nueva camiseta política. Entre los casos más sonados se encuentra el de la diputada local Polimnia Romana Sierra Barcena, conocida como La Adelita Mayor, por su defensa a ultranza de Andrés Manuel López Obrador en el plantón que ocupó el Paseo de la Reforma en 2006 en rechazo a los resultados de las elecciones presidenciales. La todavía legisladora aspiró a ser candidata a jefa delegacional por el PRD en Álvaro Obregón, pero luego de que la repartición interna entre las tribus perredistas no la favoreció, aceptó la “invitación” que le hizo la coalición PRI-PVEM. Otro caso polémico es el de la diputada local Laura Iraís Ballesteros Mancilla, quien tras ser descobijada por el grupo de Gustavo Madero y Federico Döring, dejó las filas del PAN, su cuna política, y aceptó la candidatura de la coalición PRI-PVEM a la jefatura en Miguel Hidalgo. Se trata de una de las demarcaciones que hasta la administración pasada gobernó el panismo. Emilio Serrano, exlegislador local, también dejó el perredismo para ser candidato de priistas y verdes por la delegación Iztacalco, donde desde años atrás el PRD le ha negado la candidatura. El partido Movimiento Ciudadano también le abrió las puertas a experredistas y exfuncionarios rechazados por el PRD. Por ejemplo, a Raúl Armando Quintero Martínez, a quien le dio la candidatura para gobernar Iztacalco. Se trata de la demarcación donde el exdiputado local y exsecretario de Transportes y Vialidad en el gobierno de Marcelo Ebrard tiene sus grupos de apoyo, que formó durante los años que militó en el PRD desde su creación. Germán de la Garza Estrada renunció al PAN en marzo pasado para darle el sí al llamado “movimiento naranja” y contender con su bandera por la delegación Benito Juárez, territorio que ya gobernó en 2006. Lo mismo hizo Esthela Damián Peralta, quien dejó las filas del PRD, partido con el que fue diputada local y federal, para ahora intentar ganar el cargo al frente de la delegación Venustiano Carranza. El caso de Leticia Robles Colín llama la atención porque es la segunda vez que renuncia a la militancia de un partido que le ha dado cargos, para buscar uno más. Desde 1996 se unió a las filas del PRD, con el que fue jefa delegacional en Álvaro Obregón en 2003. Siete años después, en 2010, renunció y se afilió al PRI para competir por la misma delegación, aunque sin éxito. Para las elecciones del próximo 7 de junio renunció al tricolor y se unió a Encuentro Social (PES), cuyos spots publicitarios lo presentan como el partido que “no está formado por desertores de otros partidos”. Ya con el aval del IEDF, el próximo lunes 20, estos candidatos y los que previamente definieron los partidos políticos, comenzarán sus campañas políticas para tratar de ganarse el voto de los capitalinos.

Comentarios