Esclavizan y encadenan a mujer durante dos años en tintorería del DF

lunes, 27 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Una joven que solicitó trabajo en una planchaduría de la delegación Tlalpan, fue encadenada durante dos años por sus patrones quienes la obligaban a hacer trabajos forzados sin pago ni alimentos, informó la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). En un comunicado, la PGJDF dio a conocer que la víctima de 22 años era golpeada hasta sangrar y cuando las heridas cicatrizaban le arrancaban las costras. Se trata del primer caso de este tipo que se presenta en la Ciudad de México. Sin embargo, ella logró escapar y pedir ayuda a las autoridades, tras lo cual PGJDF solicitó orden de cateo para el negocio, donde detuvo a cinco probables responsables. El inmueble está ubicado en la calle Izamal, manzana 134, lote 22, colonia Lomas de Padierna, delegación Tlalpan. En ese lugar fueron detenidos José de Jesús Sánchez Vera; las hermanas Leticia y Fani Molina Ochoa; así como Ivette y Jannet Hernández Molina. Los estudios realizados a la víctima arrojaron que ésta tiene un aspecto físico de 14 años, pero sus órganos internos y funciones representan a una persona de 81 años, debido al daño que se le causó durante su cautiverio. La mujer declaró que sus patrones le daban de comer muy poco una vez al día. Y debido a que trabajaba incansablemente encadenada a la planchaduría, masticaba el plástico con el que cubría las prendas de vestir que planchaba, y lo comía para mitigar su hambre. Cuando pretendía apoyarse en la plancha para descansar un poco, era golpeada con una llave “estilson”, una mano de molcajete, un lazo y hasta con alicatas, ocasionándole heridas que al cicatrizar le eran desprendidas y nuevamente le sangraban, lo que le dejó múltiples marcas en todo el cuerpo. Sus patrones también le quemaban la espalda con la plancha. La víctima mencionó que cuando fue contratada por sus agresores, le ofrecieron dónde vivir y durante un tiempo le dieron buen trato, pero que después la acusaban de que se robaba cosas de la vivienda, y fue como la encadenaron y dejaron de pagar su salario. Esta situación le ocasionó una severa anemia, que de acuerdo con los médicos que la atienden pone su vida en riesgo. La representación social dio intervención a peritos médicos, en psicología, criminalística, química, y les hizo saber a los probables responsable sus derechos, quienes también fueron atendidos por el médico legista antes y después de su declaración ministerial. También determinó ejercer acción penal contra los cinco probables responsables, por lo que las mujeres fueron remitidas al Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla, y el hombre al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, todos ellos acusados del delito de trata de personas en su modalidad de trabajos forzados.

Comentarios