Condenan a 69 años de cárcel a homicidas de custodio

sábado, 4 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Dos hombres -uno de ellos con antecedentes de otro crimen- que privaron de la vida a un custodio de una empresa refresquera, fueron sentenciados por delitos contra la salud y portación de arma de fuego. Las pruebas presentadas por la Subprocuraduría de Procesos quedaron dentro de la causa penal 189/2013, y sus acumuladas 256/2013 y 9/2014, donde se acreditó la participación de los dos sentenciados en diversos delitos. En el primer expediente se comprobó la participación de Juan Reséndiz o Juan Carlos Rodríguez Reséndiz, en los delitos de robo calificado y homicidio calificado, por los cuales se hizo acreedor a 27 años 6 meses de prisión. También en las causas penales acumuladas, quedó asentado que Javier Miranda Hernández está relacionado con los delitos de robo calificado y homicidio calificado; homicidio calificado, homicidio calificado en grado de tentativa, portación de objeto apto para agredir y delito contra la salud en su modalidad de narcomenudeo por posesión de narcótico con la finalidad de comercializarlo. Por estos ilícitos recibió una sentencia de 42 años 6 meses de cárcel. En las sentencias dictadas por el Juez 20° Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, ambos implicados deberán pagar además 4 mil pesos de multa y 327 mil 685 pesos por gastos funerarios. Durante el proceso penal, el Ministerio Público acreditó que el 3 de enero del 2013, la víctima que trabajaba como custodio de un camión de refrescos desayunaba en compañía de tres repartidores, en un puesto semifijo, ubicado en calles de la colonia María G. de García Ruíz, delegación Álvaro Obregón, cuando fueron sorprendidos por cuatro individuos, entre ellos los dos sentenciados, quienes portaban armas de fuego. En el lugar, Juan Reséndiz o Juan Carlos Rodríguez Reséndiz, con el amago de una pistola, intentó desapoderar de su arma al custodio, y al oponerse el vigilante, le disparó para después huir del sitio junto con sus cómplices. A pesar de que la víctima estaba herida en el suelo, uno de los sentenciados regresó al puesto de comida y arrebató la escopeta al guardián y con esa misma arma le disparó en la cara. En esos mismos hechos se comprobó la responsabilidad de Javier Miranda Hernández. Investigaciones sobre este sujeto acreditaron que también estaba relacionado en el homicidio de un adolescente y contaba con orden de aprehensión, además, cuando iba a ser detenido, opuso resistencia disparando contra elementos policiacos, los cuales lograron someterlo decomisándole el arma de fuego, diversas dosis de droga, un arma blanca y se estableció su relación con el homicidio del custodio.

Comentarios