Desalojan 16 mil edificios en el DF por megasimulacro: Mancera

sábado, 19 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Con la hipótesis de un sismo de 8.1 grados en escala de Richter, la misma intensidad que hace 30 años sacudió a la Ciudad de México y dejó miles de muertos entre los escombros, este sábado se realizó un macrosimulacro en el que fueron evacuados 16 mil inmuebles en el DF, según el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. A las 11:30 horas, la alerta sísmica comenzó a sonar en los alrededor de ocho mil altavoces que, por primera vez en la historia de la protección civil en la ciudad, se ubicaron en escuelas, edificios públicos y privados, espacios abiertos y las principales vías de la capital. Alertados de este ejercicio desde hace dos semanas, miles de capitalinos, empleados y transeúntes, turistas nacionales y extranjeros, pausaron sus actividades para evacuar oficinas, restaurantes, escuelas, comercios y más, y se concentraron en los círculos verdes marcados como puntos de seguridad… donde los había. Como ocurre cuando es un simulacro, la gente participó con calma, entre risas, como un momento de relajación de sus actividades. No hubo llanto, gritos, nervios, desmayos como cuando tiembla de verdad. Aunque para algunos, esa actividad les trajo recuerdos dolorosos de aquella mañana de 1985, cuando vivieron el horror y perdieron a algún ser querido. Según el ejercicio programado del Gobierno del Distrito Federal, en la ciudad hubo tres escenarios catastróficos con un saldo de más de 400 personas fallecidas o desaparecidas. Por ejemplo, en el Centro Nacional de las Artes (CNA) en Churubusco, se simuló el derrumbe de un edificio, así como en algunos inmuebles de Azcapotzalco. En otros edificios se simuló el rescate de heridos por colapso, fugas de gas e incendios derivados del fenómeno. Las zonas fueron acordonadas. Ambulancias y carros de bomberos iban y venían por las principales calles de la ciudad, mientras helicópteros “cóndores” sobrevolaban para hacer un primer reconocimiento del simulacro. La participación de la gente destacó, aunque también hubo quienes hicieron caso omiso de la alerta sísmica y continuaron en los salones de clase, en sus casas, sus trabajos o en sus actividades cotidianas. Total, era sólo un simulacro. A las 11:30 horas, el jefe de Gobierno salió de su oficina en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento caminando y constantemente observando su reloj y el desalojo de los edificios públicos que rodean al primer cuadro de la ciudad. Enseguida, a bordo de un helicóptero de la SSP-DF, se trasladó a las instalaciones del Centro de Atención a Emergencias y Protección Ciudadana (C-4), ubicado en la delegación Venustiano Carranza. Ahí se concentró el “gabinete de crisis” para rendirle un informe de los resultados del simulacro, como lo marca el protocolo de seguridad y protección civil. Minutos después, en conferencia y acompañado de Luis Felipe Puente, titular de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, y Enrique Galindo Ceballos, comisionado nacional de la Policía Federal, Mancera Espinosa informó que 16 mil inmuebles fueron evacuados. El funcionario destacó que hubo una “participación coordinada” con el gobierno federal como parte fundamental de la atención de este tipo de emergencias. Agregó que más de 13 mil elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal participaron junto con los 33 mil policías de la SSP-DF y su flota vehicular de emergencia. Según Mancera, la de hoy fue “la primera vez en la Ciudad de México que la alerta sísmica tiene la fuerza y la duración en tiempo que tendría en un evento real”. Luego, aclaró: “A partir de este momento cualquier activación de alerta sísmica dejaría de ser parte de un simulacro y tendría que poner en alerta a la población”.

Comentarios