Quitan publicidad de Coca-Cola en árbol navideño tras protestas ciudadanas

jueves, 15 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La publicidad de Cola-Cola que adornaba el árbol navideño instalado en la plancha del Zócalo capitalino, fue retirada luego de protestas ciudadanas y cientos de cartas de inconformidad que recibió el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, así como el secretario de Salud, Armando Ahued y legisladores locales. Desde el 8 de diciembre pasado, miembros de la Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) se manifestaron en las inmediaciones del Zócalo para demandar el retiro de dichas imágenes, justo a unas semanas de haberse declarado las emergencias epidemiológicas por obesidad y diabetes. En esa ocasión, Fiorella Espinosa, coordinadora de investigación en salud pública de la organización civil El Poder del Consumidor, dijo que “es inaceptable que a unas semanas de haberse declarado las emergencias epidemiológicas por obesidad y diabetes, se permita la instalación del árbol de Navidad con publicidad de Coca-Cola en el Zócalo, la plaza central del país”. A la par, Luis Manuel Encarnación, coordinador de la Coalición ContraPESO, cuestionó la actitud de las autoridades capitalinas frente a la alerta dada a conocer por el gobierno federal el pasado 14 de noviembre. Incluso, las ONG lanzaron ese día una petición, a través de la plataforma de DoGooder, para demandar el retiro de los anuncios publicitarios. Las demandas fueron secundadas por más de mil 200 correos enviados por ciudadanos a las principales autoridades y legisladores locales. Desde 2008, las refresqueras tomaron el compromiso de no realizar publicidad a menores de 12 años, como Coca-Cola que estableció ante la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Nosotros tenemos una Política de Responsabilidad Publicitaria que cubre a todas nuestras bebidas, y no publicitamos ningún producto a niños menores de 12 años”, en las recomendaciones de la propia OMS y el compromiso del gobierno mexicano al signar en 2015 el Plan de Acción para la Prevención de la Obesidad en la Niñez y la Adolescencia de la Organización Panamericana de la Salud, que establece la protección de la infancia contra este tipo de publicidad. En México, se consume cerca de medio litro por persona al día de bebidas azucaradas y es el país con mayor consumo de Coa-Cola por persona en el mundo. Fiorella Espinosa acotó que es un despropósito que las autoridades lleguen a convenios y acuerdos para que se utilicen las plazas públicas para este tipo de publicidad que va contra la salud de la población y especialmente de los niños. La ASA señala que es fundamental que se legisle en la materia para prohibir la publicidad de alimentos, bebidas y todo tipo de productos que representen un riesgo para la salud de los niños en todas las plazas públicas de la Ciudad de México, ya que existen otros casos como los de los árboles de Navidad de Coca-Cola instalados en plazas públicas en Buenavista e Iztapalapa.