Recuperación del ‘Che Guevara’ por la vía del diálogo… o de la fuerza: Graue

viernes, 18 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, se comprometió a “darle solución” al conflicto que ha generado durante años la ocupación del auditorio Justo Sierra de la Facultad de Filosofía y Letras (FFL), foco rojo dentro de la institución. Para lograrlo, Graue aseguró que habrá de privilegiarse el diálogo. Sin embargo, como “última opción” abrió por primera vez la posibilidad de acudir a las fuerzas del Estado. “Siempre habrá que privilegiar el diálogo. No ha sido fácil. No hemos encontrado una forma de interlocución con los ocupantes del auditorio Justo Sierra. De hecho, le pedí a la abogada general que empecemos a buscar interlocución a través de algunas organizaciones no gubernamentales. “Yo voy a agotar todos los recursos de interlocución. Lo haré porque es necesario para la paz universitaria. Y cuando sienta que ya no puedo dialogar, probablemente haya que hablar externamente. Nosotros no tenemos capacidades coercitivas. Tendríamos que acudir a fuerzas externas, al Estado. Y como bien se decía, no siempre es la mejor idea. Pero bueno, puede ser la última posibilidad”, dijo el decano en el marco de la primera asamblea anual del Consejo Universitario (CU). El tema fue discutido ampliamente en una sesión que excedió las cinco horas en la antigua Escuela de Medicina, donde fue unánime el apoyo de los más de 150 consejeros, representantes académicos, estudiantiles y sindicales de la institución, para “liberar” el espacio, “despojado” a la comunidad desde la huelga estudiantil del año 1999 al 2000. Fue la directora de la FFL, Gloria Villegas, quien puso en contexto la situación del que la comunidad estudiantil también llama auditorio Che Guevara. En su versión, Villegas recordó: “En junio de 2009, “un narcomenudista fue asesinado a las puertas de la facultad. Eso fue una llamada de atención sobre el peligro y la vulnerabilidad en la que nos encontramos. “Hace dos años, en marzo de 2014, hubo un enfrentamiento de gran violencia por la disputa del auditorio. Ahora nuevamente el 25 de febrero se presenta una situación violenta. Son episodios que han generado nuevamente violencia en el entorno de nuestra facultad”, dijo la directora, y relacionó los mismos con problemas relacionados al “comercio no autorizado” que se ha impuesto en esa facultad. “La exigencia a quienes ocupan el auditorio es que lo devuelvan de inmediato”, concluyó Villegas. A su exposición, siguieron decenas de participaciones. Alumnos, trabajadores administrativos y académicos coincidieron en la urgencia por recuperar el auditorio. La división estuvo en las formas, imperceptible la mayoría entre quienes se pronunciaban por limitarse a los esfuerzos universitarios por conseguir el desalojo y los que hablaron de acudir a recursos legales externos hasta la posibilidad del uso de la fuerza pública. Finalmente, sin votos en contra o abstención alguna, se resolvió la publicación del siguiente pronunciamiento conjunto, que abarca los siguientes cuatro puntos: “Que el auditorio pertenece a la Universidad y el uso que se le dé corresponde determinarlo a los universitarios. “Que el diálogo es la vía para resolver los diferendos al interior de la Universidad. “Que se rechaza cualquier tipo de provocación o de violencia, cualquiera que sea su origen. “Que los ocupantes entreguen el auditorio para que sea reintegrado a la comunidad universitaria”, se lee en el documento. Graue agradeció: “Quiero agradecer todas las muestras de apoyo por parte de la comunidad a partir de los acontecimientos del 24 de febrero, que terminó con la aprehensión de Jorge Emilio Esquivel, El Yorch. “Esto es uno de tantos agravios que ha sufrido la FFL. Este es un problema de la Universidad y este rector deberá darle solución de alguna manera a este conflicto de la ocupación”, se comprometió Graue. Y recalcó: “Para la rectoría sería importante una manifestación solicitando la desocupación del auditorio. Entendiendo que lo que hay que buscar es alguna forma de interlocución, que debe ser firme. Primero voy a seguir buscando el diálogo. Pero tengan la certeza de que si no se ha hecho es porque es difícil hacerlo. Va a costar trabajo pero vamos a seguir insistiendo”. Finalmente, Graue apuntó a la prensa: “En este proceso, estoy seguro que vamos a encontrar una prensa muy a favor de la desocupación, luego van a hablar de una administración temerosa, que tenemos miedo de actuar, que estamos paralizados con toda seguridad, que de alguna forma nos han atemorizado… Crean que no tenemos temor. Lo haremos con prudencia y antes siempre privilegiaremos el diálogo. “Necesitamos platicar con ellos (los ocupantes). No queremos nunca que la comunidad se enfrente. Eso es el peor escenario que puede vivir la Universidad, un enfrentamiento entre estudiantes con estos grupos”, terminó el decano.

Comentarios