Infarto, causa de muerte de escolta de dueño del Ferrari: PGJEM

lunes, 21 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El procurador de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez, informó que un infarto al miocardio provocó la muerte de Sergio González –escolta del dueño del Ferrari rojo, Alberto Sentíes Palacio–, cuyo cadáver se localizó en un hotel de la entidad el pasado jueves 17, junto con una declaración por escrito. Según el funcionario estatal, en las próximas 48 horas se conocerán las causas patológicas que le provocaron el infarto a la víctima de 38 años. Destacó, asimismo, que las pruebas periciales aplicadas a González descartan alcohol o droga en su cuerpo, así como un posible envenenamiento. “Del contenido gástrico y también del análisis de la sábana y del colchón en donde se encontró el cuerpo no se encuentran sustancias tóxicas, esto es muy importante porque no se encuentra ninguna sustancia que nos permita establecer un posible envenenamiento”, dijo. Sin embargo, agregó, dentro de la necropsia “encontramos el estómago en una situación de hemorragia profunda, esto es bajo una verdadera situación de estrés, una gastritis sumamente profunda, y eso es parte de lo que también se está analizando”. En conferencia de prensa, Gómez informó que la posición que guardó el cadáver al momento de la intervención de los servicios periciales corresponde a la última y final antes de morir, es decir, como se halló el cuerpo fue en la posición que murió. De igual manera, dijo, se concluyó que hay ausencia de huellas de lucha de defensa o forcejeo en la habitación, que se encontraba meticulosamente ordenada, y de acuerdo con las pruebas periciales que se han obtenido, la de alcoholemia resultó negativa, al igual que la de doping, y tampoco se hallaron rastros de violencia sexual. El procurador mexiquense destacó que las pruebas de patología están en proceso e incluyen muestras de corazón y de estómago, y la prueba de grafoscopia refiere que el escrito que dejó González tiene la misma caligrafía con la cual se registró al momento de su ingreso al hotel donde fue hallado. “Estamos también al momento en que se entregue el cuerpo requiriendo algún escrito de puño y letra del occiso con el objeto de establecer también esa prueba grafoscópica”, indicó. El pasado viernes 18, las autoridades dieron a conocer que según las hojas escritas a mano encontradas en las ropas del escolta, su jefe Alberto Sentíes Palacios le ordenó golpear al automovilista de nombre Jair el pasado viernes 11. De acuerdo con el testimonio de González, ese día, al salir de su oficina custodiando a Santíes Palacios, la camioneta de Jair se le cerró al vehículo que manejaba su jefe, un Ferrari rojo con placas PYU 57-55. Sentíes indicó a González Ibarra que detuvieran al conductor de la camioneta, pero éste se negó, y fue entonces cuando le exigió que lo golpeara. “Él da la orden de golpearlo y cuando ve que lo graban me dice que ya lo deje”, dice la carta. Después de la agresión, agregó, Santíes Palacios le aseguró que arreglaría el asunto, pero después lo hizo que firmara su renuncia a la empresa Jess, con dirección Picacho Ajusco no. 130-301. “Me dijo no tengas miedo todo lo tengo arreglado y vea cual nada de arreglo solo me empinó a mí […] no se vale todo lo que sacan en los medios por parte del acusado y que no fue así el video es la prueba de todo”, se lee en la nota encontrada en las ropas de Sergio González Ibarra, de 38 años.

Comentarios