Fijan fianza de 8 mil 725 pesos a El Yorch; "Estoy indignado", dice rector de la UNAM

martes, 8 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Jorge Emilio Esquivel Muñoz, El Yorch, preso en un penal de Hermosillo, Sonora, podrá quedar libre tras pagar la fianza de 8 mil 725 pesos que le impuso el juzgado 11 de distrito en materia de procesos penales, luego de reclasificar el delito y determinar que las acusaciones en su contra no son graves. La determinación judicial indignó al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, quien dijo que la presentación de cargos no es algo que la Universidad haga. Añadió: “Estoy indignado de que con lo que cargaba encima (El Yorch) sea considerado como un delito menor, pero esto es realmente un problema de la Procuraduría General de la República (PGR). Y sí, estamos sentidos por eso”. Añadió: “No me parece razonable que 50 grapas (de cocaína) y 300 gramos de mariguana sean para uso personal”, enfatizó Graue Wiechers en entrevista, luego de entregar el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz a más de 80 destacadas académicas de la casa de estudios. Esquivel Muñoz, integrante del colectivo que ocupa el auditorio Justo Sierra de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, fue detenido el pasado 24 de febrero en posesión de 50 envoltorios de cocaína en piedra, 26 pastillas psicotrópicas Rivotril y una bolsa con mariguana, con un peso aproximado de 300 gramos. El delito fue considerado como grave por la Procuraduría General de la República, pero hoy el juzgado 11 de distrito con sede en la Ciudad de México lo reclasificó. De acuerdo con funcionarios del Poder Judicial, El Yorch no podrá abandonar el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) que se localiza en Hermosillo, Sonora, mientras no se resuelva la apelación que ya promovió el Ministerio Público Federal en contra de dicha reclasificación. Un día después de la captura del presunto narcomenudista, un grupo de encapuchados se concentró afuera del auditorio “Che Guevara” y quemó contenedores de basura para denunciar el presunto “levantón” de su compañero. En respuesta, la UNAM precisó que se trataba de “un individuo ajeno” a la institución “y presuntamente vinculado a actividades de narcomenudeo”. En un comunicado, la institución académica dio a conocer que había presentado la denuncia de hechos ante la autoridad competente contra quienes resulten responsables de la agresión cometida. Detalló que los agresores “irrumpieron violentamente en las oficinas de la Base Uno de vigilancia (…), golpearon a los vigilantes que ahí se encontraban e incendiaron el recinto y una de las unidades de Auxilio UNAM”. Asimismo, exigió la desocupación del auditorio Justo Sierra “donde los provocadores se refugian”. El pasado jueves 3, los integrantes del colectivo Okupache que mantienen tomado el auditorio Justo Sierra advirtieron que no entregarán esas instalaciones.

Comentarios