Accionistas de Línea 2 del Metrobús alertan por 'quiebra” y riesgo para usuarios

martes, 19 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Accionistas de la empresa Corredor Oriente Poniente (Copsa), una de las cinco que operan la Línea 2 del Metrobús, denunciaron que están prácticamente en quiebra y alertaron el riesgo que corren miles de usuarios pues hay unidades que circulan sin seguro y sin mantenimiento. Por ello, demandaron la intervención del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y del secretario de Movilidad Héctor Serrano para solucionar el problema antes de que empiecen a parar las unidades y afecten a los pasajeros. En conferencia de prensa, los accionistas Encarnación Juárez y Nicolás Vázquez denunciaron que a ocho años de iniciar operaciones en la línea que va de Tacubaya a Tepalcates, Copsa está “en quiebra”, debido a “malos manejos” del Consejo de Administración presidido por Óscar Gustavo Pérez Villegas. Según su versión, esta situación pone en riesgo el patrimonio de 82 socios que en 2008 accedieron a dejar sus microbuses por apostar a un nuevo modelo de servicio. Los denunciantes explicaron que Pérez Villegas les adeuda 54 millones 751 mil pesos entre capital e intereses por la compra de nueve unidades articuladas y 5.5 millones de pesos que no ha pagado a 70 socios. Desde hace 14 meses, detallaron, los inversionistas no han recibido su pago mensual de 6 mil 500 pesos –lo que les pagan desde el inicio de operación de la línea– por la prestación servicio y sin una explicación de por medio. Por el contrario, dijeron que sólo les han dado argumentos como que subió el precio del diesel, que las unidades se desvielaron, que no hay refacciones, entre otras explicaciones. Además, aseguraron que el consejo de administración ha contratado operadores sin experiencia ni capacitación, que a los actuales operadores los obligan a doblar turnos de hasta 16 horas, además de que las pólizas de seguro están vencidas, no les dan el mantenimiento adecuado a los autobuses. Incluso, informaron que nueve de ellos están parados porque no funcionan o porque hay “canibalismo” de piezas para otros vehículos. “Esas condiciones ponen el riesgo la seguridad de miles de pasajeros”, alertaron. Los quejosos justificaron la solicitud de intervención de Mancera y Serrano, ya que el gobierno capitalino invirtió ocho millones 200 mil pesos para la compra de 15 autobuses articulados. En entrevista con Apro, Encarnación Juárez explicó que la intención no es molestar a los usuarios, pero dijo que la advertencia de parar unidades es para que el gobierno capitalino establezca mesas de negociación con el presidente del Consejo de Administración y que lleguen a un acuerdo para saldar las deudas pendientes. Y es que, añadió, no ha habido rendición de cuentas claras sobre los manejos de los recursos de la empresa, por lo que es necesaria la aplicación de una auditoría a fondo. Agregó que el director del Metrobús Guillermo Calderón prácticamente “no ha hecho nada al respecto y sólo engaña al jefe de gobierno diciendo que todo está bien”. Por último, adelantó que el próximo jueves mostrarán las condiciones de “deshuesadero” en que se encuentran los talleres de la Línea 2 y definirán un plan de acción para aplicarlo en caso de no obtener respuesta del titular de la Semovi Héctor Serrano y del mismo jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera. “Está en riesgo nuestro patrimonio por la administración fraudulenta y engañosa hacia los socios y los ciudadanos”, concluyó Juárez. (Con información de Sara Pantoja).

Comentarios