Inicia demolición de inmueble en La Condesa que fue cateado por narcomenudeo

viernes, 8 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con la demolición del edificio de Benjamin Hill, en la colonia Hipódromo Condesa, usufructuado presuntamente para el trasiego de drogas por una facción de la Asamblea de Barrios, la delegación Cuauhtémoc y el gobierno capitalino dieron el primer paso para lo que podría ser el desmantelamiento formal del crimen organizado que azota a dicha demarcación. Este viernes, alrededor de las nueve de la mañana, elementos del Grupo Especial de Reacción Inmediata (GERI) de la Procuraduría General de Justicia capitalina llegaron al inmueble ubicado en el número 261 esquina con Altata, para resguardar a las autoridades de la Secretaría de Gobierno y a trabajadores de limpia para retirar los sellos de aseguramiento y comenzar los trabajos de demolición. Tal fue la recomendación del Instituto de las Construcciones de la Ciudad de México, que emitió un dictamen con el registro de daño estructural severo que ponía en riesgo la estructura del edificio, de acuerdo con un comunicado del gobierno capitalino. El diagnóstico se hizo luego de que el pasado 22 de junio, el inmueble fue cateado y asegurado en cumplimiento a una orden judicial otorgada en el juzgado 21 Penal. Ahí, las autoridades encontraron excavaciones o túneles en una especie de bodegas que conectaban con otro edificio y que presumiblemente hicieron afiliados a la Asamblea de Barrios que desde años atrás se posesionaron del predio. Por ello, esta mañana la secretaria de Gobierno Patricia Mercado y el subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas, Óscar Montes de Oca, acudieron a supervisar los trabajos de demolición. Según el funcionario de la PGJ, las investigaciones por las denuncias sobre los delitos cometidos en dicho predio continúan. Agregó que Héctor González fue señalado como el principal promotor de la invasión del inmueble. Pocas horas más tarde, éste se presentó en el lugar y en actitud agresiva, exigió detener la acción debido a que, según él, tenía un amparo a su favor. No obstante, las autoridades le informaron que dicha medida de garantía fue negada el martes pasado por un juez y le dijeron que “cualquier alegato deberá ser ventilado en los tribunales respectivos”. Trabajadores de limpia del gobierno capitalino vaciaron el edificio, incluidas las nueve motocicletas detectadas desde el cateo, así como 30 neumáticos, bicicletas, tanques de gas y enseres domésticos. Ante esta acción, personas que dijeron ser habitantes del predio reclamaron a Patricia Mercado, entre gritos y algunos empujones, que las autoridades de Protección Civil no les permitieron sacar sus pertenencias. “Este es un mensaje de que el Gobierno del doctor Miguel Ángel Mancera no va a permitir este tipo de invasiones”, respondió la funcionaria. Y adelantó que existen actualmente 22 predios en situación similar en la delegación Cuauhtémoc, de los cuales la procuraduría capitalina ya trabaja en 10 averiguaciones previas. Uno de más de 700… Lo que ocurría en el inmueble de Benjamín Hill presuntamente ocurre en más de 700 predios invadidos por grupos delincuenciales quienes, según el jefe delegacional Ricardo Monreal, los usan para cometer robo, extorsión, narcomenudeo y trata de personas, entre otros crímenes. Así se lo informó el pasado miércoles 6 en una carta al procurador general de justicia Rodolfo Ríos, dos días antes del inicio de la demolición. Pero no fue lo único que le dijo. En el reporte anexo que le entregó al funcionario, el militante de Morena aseguró que esas agrupaciones operan “bajo el amparo de autoridades y líderes políticos” que les filtran información del Registro Público de la Propiedad y de Comercio –dependiente de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales– sobre predios e inmuebles deshabitados, en litigio o irregulares. Así, los delincuentes “forman grupos de choque y con uso de violencia se apropian del lugar”, dijo. Curiosamente, la presencia de la autoridad en el predio este viernes se dio dos días después de que Heriberto Zazueta Godoy, apodado Capi Beto, fue capturado por la Interpol en la zona centro de la Ciudad de México. El presunto narcotraficante es identificado como aliado de El Mayo Zambada, e importante operador del cártel de Sinaloa. La detención ocurrió, pese a la reiterada negativa del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera de que en la capital del país no hay delincuencia organizada.

Comentarios