Desorden y debates repetidos manchan primera sesión de la Asamblea Constituyente 

martes, 20 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tarde, en desorden, con votaciones “al vuelo”, debates repetidos y casi a gritos, así transcurrió la primer sesión de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México con miras a lograr la primer carta magna de los capitalinos. La sesión estaba convocada para las 11:00 horas en la Casona de Xicoténcatl. Sin embargo, inició con un retraso de al menos 40 minutos pues a la hora citada apenas había 60 de los 99 constituyentes. Como el jueves pasado, durante la conformación de la Junta Instaladora y la toma de protesta de los asambleístas, integrantes de Morena pusieron en debate la legalidad de la participación de los 28 legisladores que no fueron electos por los capitalinos, sino designados por las cámaras de diputados y senadores. En voz de Javier Quijano, alegaron que éstos violaban el artículo 125 constitucional al “dobletear” cargos en la Asamblea Constituyente y el Congreso de la Unión. Por ello, pidió que se pusiera en el orden del día la votación para decidir si los legisladores debían formar o no parte del organismo que redactará la nueva Constitución Política de la Ciudad de México. La conformación de la Asamblea Constituyente fue aprobaba en el Senado de la República en enero pasado, cuando se aprobó la reforma política. Los senadores votaron que ésta se integraría por 60 miembros electos por votación popular, 14 designados por la Cámara de Diputados, 14 por la de Senadores, seis nombrados por el presidente, Enrique Peña Nieto, y seis más, por el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera. Más de 15 oradores se apuntaron en la lista. Entonces comenzó el desorden que el presidente de la Junta, el priista Gómez Villanueva, no pudo evitar. El senador del PRI, César Camacho, defendió su estancia en el organismo y pidió al grupo de Morena acudir a los tribunales correspondientes para dirimir la polémica constitucional. El diputado del PRD, Julio César Moreno acusó a los morenistas de crear un falso debate y dilatar el trabajo de la Constituyente. En eso estaban cuando Quijano levantaba una y otra vez la mano. “Señor diputado, le recuerdo que usted ya lleva más de cuatro intervenciones”, le reviró Gómez Villanueva, con la mano izquierda en la cabeza y cierta sonrisa de entre burla mezclada con desesperación. Bernardo Bátiz, coordinador del grupo de Morena y miembro de la Junta Instaladora, tomó el micrófono para aclarar que él solicitó que el debate se pusiera en el orden del día. También destacó el “desorden” generado en las participaciones en el debate. De nuevo, la risa del decano priista de dejó ver. Las manos levantadas para pedir la palabra seguían. Gómez Villanueva se saltó varias veces el orden, ignorando el listado que llevaba el primer secretario de la Junta, el morenista Javier Jiménez Espriú. El alegato de Morena siguió, ahora en voz de Jaime Cárdenas, quien recordó que el tema de la participación de los designados está en litigio en la Corte Interamericana  de Derechos Humanos (CIDH), pues argumentó que en México no se respetaba el Estado de Derecho. Aprovechó también para acusar al PAN, PRI, PRD y PVEM de originar esta situación con la firma del llamado “Pacto por México”. Y propuso que la nueva Constitución que se apruebe en enero de 2017, sea sometida a un referéndum de los ciudadanos. El diputado perredista Armando Ríos Piter le reviró la crítica al decir que cuando se habla de una falta de Estado de Derecho “es similar al hecho de mandar al diablo con las instituciones”, frase conocida del líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador. “¡Hagan lo que quieran!” Los ánimos se calentaron. En las curules se escuchaba el clásico “¡tssss!”. Los asambleístas con nula experiencia legislativa y de debate político se veían las caras unos a otros, se levantaban al baño, se llevaban las manos a la cabeza como signo de hartazgo, otros más se quedaban pensativos. Tal vez pensaban “¿qué hago aquí?”. Los decanos Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez ni se inmutaban desde sus asientos en lo alto del recinto. Parecía que los alegatos los arrullaban. Jiménez Espriú pidió la palabra y, a paso lento, dejó el estrado y subió los peldaños hasta su lugar en la zona alta del recinto, pero de nada sirvió, porque el presidente nunca le dio la oportunidad de exponer su punto. Resignado, regresó otra vez, a paso lento, al estrado a seguir con sus labores de primer secretario. Ismael Figueroa, el único diputado independiente, remarcó a Quijano que él era el único elegido por los ciudadanos con nombre y apellido, puesto que los partidos integraron sus planillas, es decir, que no se votó por personas. Era ya la una de la tarde. Más de una hora y no se llegaba a nada. En un acto poco creíble para una soberanía, con un recinto ya fuera de control, Gómez Villanueva pidió hacer la votación para decidir si el punto estaba suficientemente debatido. Varias manos se levantaron, pero nunca se contaron. Nadie dijo el número para saber si era mayoría o no. “¡Se aprueba!”, dijo tajante el priista. Quijano no cesaba en su intención de defender el punto. Carlos Alberto Puente, del PVEM, le dijo: “¡usted le quiere mentir a México!”. El abogado ignoró los llamados al orden de Gómez Villanueva y siguió su alegato. También lo llamó mentiroso. Sin embargo, la cargada de prácticamente todos los grupos políticos contra los morenistas terminó por hartar a Quijano. Entonces, visiblemente exasperado, exclamó: “Ustedes, los del Pacto por México, despáchense como quieran. El lado del pueblo, los elegidos por votación, está aquí arriba. Ustedes allá abajo hagan lo que quieran!”. Aprueban comisión para Reglamento Los ánimos bajaron de tono cuando la Junta Instaladora le tomó protesta a Clara Jusidman, una de las asambleístas designadas por el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, que el jueves pasado no acudió a la sesión. Enseguida, y ya con un tono menos polémico, el Pleno aprobó que el Reglamento de Gobierno interno de la Asamblea Constituyente será redactado por 12 diputados. No obstante, sólo se aprobaron los nombres de quienes integrarán la Comisión que, se prevé, sesione el próximo domingo 25. Dos de los miembros serán de Morena Elvira Daniel y Patricia Ruiz Anchondo. Además, habrá uno por cada uno de los siete partidos restantes: Julio César Moreno del PRD, José Eduardo Escobedo del PRI, Mauricio Tabe del PAN, Luis Alejandro Bustos del PRD, René Cervera de Movimiento Ciudadano, María Eugenia Ocampo de Nueva Alianza, Andrés Millán de Encuentro Social, así como el independiente Ismael Figueroa. Quedaron pendientes los designados por el jefe de gobierno y el presidente de la República.

Comentarios