Ambientalistas exigen a Mancera cancelar proyecto de 'termovalorización” de basura

jueves, 11 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al menos 45 organizaciones de defensa del medio ambiente y derechos humanos se manifestaron en contra del proyecto del gobierno de Miguel Ángel Mancera de “termovalorización de los residuos sólidos urbanos”, ante los riesgos para el medio ambiente y la salud de los capitalinos, pues dijeron que en realidad se trata de incineración de basura. En conferencia de prensa, activistas denunciaron además que la empresa a la que se le adjudicó el proyecto a desarrollarse en el Bordo Poniente, Proactiva Medio Ambiente SA de CV, es una filial de la empresa francesa Veolia, que tiene diversas demandas en México y en el mundo por el deficiente tratamiento de la basura. Por ello, exigieron la cancelación del convenio firmado a 33 años. Apoyados en expertos, los ambientalistas señalaron que el proyecto anunciado el pasado 18 de abril por el director de la Agencia de Gestión Urbana (AGU), Jaime Slomianski Aguilar, sólo empeorará la calidad del aire de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México “poniendo en riesgo el derecho a la salud y a un medio ambiente sano de sus habitantes”. Marisa Jacott, directora de Fronteras Comunes, consideró “inaceptable” la contratación por 33 años de una empresa que se dedicará a quemar los desechos sólidos urbanos, cuando “la generación de residuos sólidos es de 13 mil toneladas diarias”. Es “insostenible”, agregó, que el gobierno capitalino pretenda aumentar la contaminación del ambiente, si se considera que “de los 128 días transcurridos en 2017, sólo nueve hemos tenido aire limpio. Luego, calculó que con las cuatro mil toneladas diarias que se pretenden incinerar, se van a provocar más daños a la salud, más enfermedades respiratorias y de piel”. Gustavo Ampugnani, de Greenpeace México, reprobó que hayan pasado seis años desde que cerró el basurero de Bordo Poniente, tiempo en el que el gobierno de la ciudad “no buscó un proyecto de reducción. Se han ido por enterrar los desechos en el Estado de México y Morelos y ahora quieren incinerar los desechos sólidos disfrazándolos de termovalorización, dicen que para generar energía para el Metro”. Al insistir en que fueron “seis años perdidos para explorar otras propuestas de reciclaje y sustentabilidad”, Apungnani señaló que tras el proyecto de fin de sexenio de Mancera para el manejo de basura “hay serias interrogantes en torno a esto, porque hay evidencia de cómo afecta al medio ambiente y a la salud la contaminación que producen  los plantas incineradoras”. El especialista destacó que por la experiencia en otros países,  estas tecnologías generan contaminantes altamente tóxicos; además de que no sólo impacta a la salud de personas, sino que hay hallazgos negativos en la calidad de la atmósfera. Incluso, advirtió que la calidad del aire, de por sí mala en la Zona Metropolitana, se verá afectada “por un modelo equivocado y fallido de movilidad, se van a sumar contaminantes a un ambiente saturado”. Historial sucio y peligroso  De acuerdo con las organizaciones denunciantes, la empresa francesa Veolia, de la que es filial Proactiva Medio Ambiente SA de CV, ha enfrentado demandas en tribunales internacionales por incumplimiento de contrato en Egipto, Lituania y Marruecos. En Flint, Michigan, Estados Unidos, fue acusada de ocultar la contaminación del agua con plomo. En tanto, en Chiapas, México, los ambientalistas la han señalado por la contaminación de mantos freáticos por escurrimientos de lixiviados el basurero que tiene bajo su responsabilidad. Jorge Tadeo Vargas, del Laboratorio de Investigación en Desarrollo Comunitario y Sustentabilidad, comentó que los estragos de la incineración de residuos sólidos urbanos ya se sufren en entidades vecinas de Hidalgo y Puebla. “Actualmente, siete mil toneladas de residuos al día se envían a la empresa cementera Cemex en Atotonilco de Tula, Hidalgo, y a Tepeaca, Puebla, para su incineración, producto de un convenio entre la empresa y el gobierno, lo que está afectando severamente a las comunidades aledañas”, apuntó el ambientalista. En tanto, Magdalena Dionisio, de la Alianza Global para Alternativas a la Incineración (GAIA, por sus siglas en inglés), comentó que, de acuerdo con la Asociación Internacional de Residuos Sólidos (ISWA), la incineración representa “un bajísimo valor calorífico, apoyo financiero deficiente, opciones tecnológicas inapropiadas y contextos institucionales inadecuados”. A todo ello, dijo se debe sumar que una planta de incineración también tiene diversos impactos, entre ellos “sociales, porque representa la pérdida de trabajo de los pepenadores hasta la privatización de los servicios de limpia, impactos en la salud ambiental y humana generada por las sustancias químicas tóxicas”. Las organizaciones que rechazan la propuesta de Miguel Ángel Mancera alertaron que la termovalorización “viola derechos constitucionales como el de vivir en un medioambiente sano, el derecho a la consulta previa e informada, así como el de acceso a la información, incumpliendo también convenios internacionales como el de Estocolmo, por lo que el gobierno de la Ciudad de México debe cancelar el proyecto”. Entre las organizaciones que repudian la propuesta están el Frente de Comunidades en Contra de la Incineración; Acción Ecológica; Centro de Estudios Integrales de Innovación y el Territorio; Ecomunidades/Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México; Academia Mexicana de Derecho Ambiental; Procesos Integrales para la Autogestión de los Pueblos; Asociación Ecológica Santo Tomás; Indignación, Promoción y Derechos Humanos; Asamblea Nacional de Afectados Ambientales; Semilla del Sur; Mujer y Medio Ambiente. También se han sumado al rechazo Red de Género y Medio Ambiente/Vías Verdes; Agua para Tod@s, Agua para la Vida’ federación Indígena Empresarial y Comunidades locales de México; Fondo Acción Solidaria; Humanos por Amor a la Madre Tierra; Ogros Mundos AC/Amigos de la Tierra; Asamblea Veracruzana de Iniciativa y Defensa Ambiental; alianza Internacional de Habitantes; Red Mexicana contra la Minería Acción Colectiva; Fundar Centro de Análisis e Investigación; alianza Mexicana contra el Fracking Asimismo, Guerreros Verdes; Millones contra Monsanto; Asociación de Consumidores Orgánicos, ciudadanos, investigadores, artistas y consultores ambientales.

Comentarios