Tras cinco horas de asamblea se impone el 'No al paro” en el CCH Sur

lunes, 25 de septiembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras cinco horas de asamblea, la comunidad del CCH Sur culminó, a las 20:23, el conteo de votos de alumnos y académicos, donde por una diferencia de 400 votos –mil contra 600– ganó el “No al paro”. El resultado enconó a los alumnos que desde la mañana promovieron el “Sí al paro” total de actividades académicas, como informó Apro. Los argumentos de los que iban por el Sí se fueron modificando conforme perdían terreno en el debate: desde el sábado pasado en redes sociales empezaron a promover la suspensión de actividades pretextando inseguridad en las instalaciones; luego, que había que ir en auxilio de los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre, y finalmente que tenían que ser empáticos con el sufrimiento de los afectados. Posteriormente su sustento para irse al paro fue que tenían que abrir un centro de acopio, a pesar de que éste se instaló en el acceso del plantel al día siguiente del sismo que pegó a Oaxaca y Chiapas. Otro argumento fue ir a reconstruir las casas caídas, o bien realizar un censo de estudiantes afectados por los temblores. Finalmente, sacar escombro y repartir juguetes entre los niños de los damnificados. En la asamblea del turno matutino ganó el “Sí al paro” –125 contra 84–, debido a que la mayoría de los alumnos convocados se negó a abandonar sus clases. Al término de la votación los activistas se concretaron a pasar por las aulas a informar que desde ese momento el CCH sur “se encontraba en paro”. Sin embargo, faltaba que esta decisión fuera confirmada en la asamblea vespertina, convocada para las 15:00 horas. Desde ese momento alumnos y estudiantes se enfrascaron en una discusión debido a que la mayoría se oponía a un paro o paro activo hasta el próximo 2 de octubre. En redes sociales, alumnos denunciaron que es falso que los que están por el paro realmente tengan intención de sumarse a las brigadas de rescate. “Los únicos que quieren paro son los alumnos que ya son fósiles –que tienen más de tres años inscritos y no logran concluir el bachillerato–. O bien, a aquellos a quienes no les gusta acudir a la escuela o, si lo hacen, no entran a clase y pasan su tiempo en la explanada (Expla) sin un fin específico”, denuncia un alumno a través del chat del plantel. Otro señala: “Quien quiere paro sólo es para faltar, la mayoría no va a ir a apoyar a lugares que lo necesitan, sino que es pura flojera de no entrar a clase”. “¿Neta que van a ir a ayudar?”, pregunta otro incrédulo. “La votación en la mañana fue hecha por vagos y tipos del Cubo --integrado por anarquistas, comunistas, anticapitalistas, socialistas--. ¿Qué justicia existe en ello?”, se queja otro. Uno de los estudiantes transmitió un video en vivo en el que uno de los oradores a favor del paro argumenta: “Queremos reducir en lo posible el sufrimiento de las personas atrapadas, pues los familiares esperan los cuerpos de sus seres queridos. El día que ustedes tarden tres horas para sacar el cuerpo de un niño por falta de apoyo, me podrán decir que apoyamos más de cuatro días, que acudimos cuatro días a clase que yendo a acercar una torta, que yendo a sacar escombro, que yendo a mover cubetas. Sólo se está pidiendo una semana de apoyo”. “No me agrada la idea del paro activo porque cuando el paro activo de Ayotzinapa, uno entre 10 o 20 profesores respetó la postura de paro activo y se refugió en la libertad de cátedra. El planteamiento del paro total no es cerrar la institución, es básicamente lo que se proponía con el paro activo, solicitando que de ley todos viniésemos a las brigadas. Podemos ir al Instituto Nacional de Pediatría a llevar peluches, a llevar cobijas. Estoy completamente a favor del paro total por primera vez en mis cuatro años de CCH”. El último de cinco oradores fue el profesor Mauricio Ruiz: “Con la experiencia de 32 años en este modelo educativo, estoy en contra de todo tipo de paro, porque el paro en lugar de activar a la comunidad estudiantil, la desmoviliza, y no debemos permitir que todos se vayan a jugar Nintendo o Xbox, y realmente no vayan a apoyar a la comunidad que realmente lo necesita”. Fue contundente: “Estando en clase podemos activar las brigadas, los centros de acopio, por eso no debemos permitir que paremos la escuela. Los paros socialmente no tienen el potencial que queremos, ayudar a quien los necesita. El parar es hacerle el juego al Estado y a los partidos políticos”. Posteriormente se llevó a cabo la votación. Durante unos 30 minutos ambos bandos se enfrascaron en frustrados intentos para contar los votos: levantando la mano fue imposible realizar un conteo; lo mismo sucedió cuando se pidió que los que estaban a favor del paro se quedaran de pie y los del “No al paro”, sentados. Finalmente, los del “No al paro” se trasladaron al edificio Siladin, mientras que los del Sí, se fueron al aula audiovisual. El conteo lo realizaron los enlaces y ganó el “No al paro” con una diferencia de 400 votos sobre el Sí. El resultado enardeció a los alumnos que buscaban la suspensión de clase hasta el próximo 2 de octubre. “El que realmente quiere ayudar puede hacerlo a contra turno e, incluso, organizarse desde la escuela”, argumentaban los alumnos en redes sociales. Finalmente, el “No al paro” se anunció en las redes con un meme del presidente Enrique Peña Nieto, de la entrevista que dio acerca de que estaba a dos minutos de aterrizar en Oaxaca y, al intentar corregir, pronunció “no, a menos, a cinco”. “Nos quedamos a 2 votos de tener paro. A no, a menos, yo creo que como a 403”, ironiza el meme. En la UNAM, la versión oficial es que en facultades como Ingeniería, Arquitectura, Psicología, Medicina y Leyes no hubo necesidad de asamblea, simplemente se les permite a los alumnos proseguir sus actividades con las brigadas de apoyo a los damnificados por el sismo.  

Comentarios